CÓMO AFECTA EL ESTRÉS A LA CALIDAD DE VIDA

Vitalidad

 

 

En una entrevista televisiva, el Dr. Jorge I. Carvajal Posada, médico cirujano de la Universidad de Antioquia (Colombia) escritor, docente e investigador, con cuarenta años de práctica clínica dirigidas a la integración de diferentes sistemas médicos, expresó su experiencia sobre el tema de cómo afecta el estrés en la calidad de vida.

 

Aquí reproducimos parte de la entrevista, esperamos que la disfruten…

 

El Dr. Carvajal afirma que: “El ser humano es un creador en buena parte de su salud. Lo importante es cambiar la imagen que tenemos de nosotros, lo cual es trascendente porque las investigaciones médicas demuestran que cuando la gente tiene una actitud negativa, cuando es pesimista, cuando tiene baja autoestima y una mala imagen de sí mismo, tiene un riesgo de enfermar o morir mucho más alto que aquellos que son optimistas y positivos. Cuando la gente es neurótica, cuando tiene una personalidad agria, cuando es dominante, cuando es hostil, cuando tiene un sentido de prisa interior permanente tiene el doble de riesgo de sufrir un infarto, y eso está comprobado. Cuando la gente es inhibida, pesimista, tiene mucho más riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes y cáncer. Cuando la gente no tiene paz tiene mucho más riesgo de desarrollar enfermedades degenerativas e inflamaciones y se daña su sistema inmunitario.

 

Añade que: “La paz, el amor, las buenas relaciones humanas son terapéuticas. La medicina no es solo una cuestión de medicamentos, el dolor no es solo una cuestión de opioides, porque cuando te duele el cuerpo es que te duele también la vida; el dolor es una manera de gritar frente a la vida aquello que no podemos llorar de otra manera. Así que podemos dejar la farmacodependencia, es decir, dejar de depender de químicos y de fármacos, y empoderarnos en el sentido de mejorar nuestros valores humanos, nuestra imagen de nosotros mismos, de las relaciones humanas que están gravitando sobre la salud. ¡Sería una maravilla!

 

Nosotros creemos, por ejemplo, que lo que nos enferma es la contaminación, y está bien, pero ¿y la contaminación emocional, la agresividad y la tensión que generamos en el hogar? Pues eso nos enferma mucho más. Nosotros respiramos no solo la atmósfera física sino la atmósfera emocional y mental. Miren, cuando hay una familia emocionalmente enferma, también se enferman los niños porque están respirando y viviendo en esa atmósfera. Entonces, lo que afirmamos es que hay que considerar no solo el cuerpo, sino también el alma en la medicina. Lo ideal es practicar una medicina donde cada quien sea su propio médico, es decir, que sea responsable de su salud. Si no fuera así, los médicos nunca nos enfermaríamos, pero la realidad es otra, sí nos enfermamos, hay médicos que son adictos, neuróticos, que no son felices, que llegan al suicidio, etc. Los hay también que solo piensan en el bolsillo y no en sus pacientes; algunos médicos también se han deshumanizado”.

 

Finalmente el Dr. Carvajal aconseja: “Sonrían, abrácense, mírense a los ojos, trátense con cariño, no se maltraten, no tienen que ser perfectos. El ser humano no ha venido a “tener” sino a “ser”, eso está en nuestras culturas en nuestras tradiciones, en nuestra alegría. No luchen para jubilarse, porque el ser humano no ha venido para jubilarse, uno vino a ser feliz, y para ser feliz no hay que tener mucho, hay que ser lo que somos y hay que restaurar nuestra identidad, así que yo le digo a la gente: respire profundo, reconózcase, abrácese, trátese con cariño, mírese en los ojos de su esposa, de sus hijos, restauren la unidad de la familia, restauren su dignidad porque el ser humano vale por su corazón…el mejor aporte que le podemos dar al mundo es un buen corazón. Este es un mundo muy inteligente, pero muy bruto emocionalmente, en ese sentido somos realmente analfabetas emocionales, y realmente lo que le pasa al mundo el día de hoy como son las catástrofes y la contaminación que hemos producido en la naturaleza, no es porque no somos inteligentes, somos muy inteligentes, tenemos un gran cerebro pero el corazón pequeñito, por eso hay que ponerle el corazón a la cabeza, el fuego de amor a la vida para que podamos restaurar nuestros orígenes. Si le ponemos corazón al intelecto vamos a generar una cultura de comprensión amorosa, es decir, de amor con discernimiento, y cuando nuestra inteligencia tenga amor y nuestra cabeza encuentre nuestro corazón, vamos a ser seres humanos íntegros, seres humanos completos”

 

NOTA EDITORIAL: El Dr. Jorge Carvajal es el Creador de la Sintergética y Manos para sanar; además es Presidente honorífico de la AIS – Asociación internacional de Sintergética.

Califícalo

/ 3
Compártelo

Compártelo