ECONOMÍA DE LA SALUD: EL PODER DE LA MEDITACIÓN

Vitalidad

 

Abelardo Sierra Contreras

Economista colegiado

Mg. en Banca y Finanzas UNMSM

Consultor y asesor de empresas y negocios

Docente Universitario e investigador

PERÚ

 

La Meditación es mirar a nuestro interior, es un estado que nos lleva a conocernos. Es fundamentalmente mirar con el corazón, mirar desde la naturaleza primordialmente la vida, a uno mismo y al mundo. La meditación, se enfoca como una forma de terapia personal que conduce al desarrollo de una mayor conciencia. Es una práctica en la cual el individuo entrena la mente o induce un modo de conciencia, ya sea para conseguir algún beneficio específico, reconocer mentalmente un contenido sin sentirse identificado con ese contenido, o como un fin en sí misma. Cualquiera que busque una manera de controlar sus emociones negativas podría beneficiarse a través de la meditación consciente, según un estudio publicado en la revista Fronteras de Neurociencia Humana.

 

La Meditación trascendental es la técnica pura de trascender, de establecerse en el más simple y poderoso estado de la conciencia, libre de cualquier clase de control mental o proceso de pensamiento.

 

La Meditación trascendental permite que tu mente se asiente en el interior, más allá del pensamiento en el nivel más silencioso y tranquilo de la conciencia, el Ser interior. Permite que la mente trascienda el pensamiento de una forma sencilla, natural, sin esfuerzo y experimente un estado de conciencia de alerta en profundo descanso. Esta profunda experiencia de trascendencia rejuvenece la mente y el cuerpo, dando lugar a una amplia gama de beneficios en la vida diaria.

 

El deseo de conocerse uno mismo y de entender su conexión con el universo es natural. Durante siglos, ha inspirado a los sabios y a los santos a mirar hacia el interior buscando la iluminación. La mayoría de las personas que preguntan sobre la Meditación Trascendental, lo que están buscando son los beneficios prácticos y sencillos que produce esta práctica día a día.

 

Sin embargo, también hay personas que quieren aprender la Meditación Trascendental por razones que es difícil explicar en palabras: para conocerse a sí mismo, experimentar la conciencia, la paz interior, el desarrollo espiritual y la iluminación. Todas estas razones son igualmente válidas para aprender y, en cierto sentido, son exactamente lo que ofrece la Meditación Trascendental. Con la práctica regular, la paz y la felicidad de esa experiencia interior se integra de forma natural a la vida diaria y nos conduce a una vida iluminada, con el corazón, la mente y el alma totalmente desarrollados.

 

La meditación de atención plena tiene muchos efectos positivos, ya que ayuda a estar más atento a uno mismo, reducir el estrés, luchar contra los malos pensamientos, sentirse presente aquí y ahora, lidiar contra ciertos dolores crónicos, y dejar algunas adicciones, como el tabaco.

 

Podríamos distinguir tres tipos de enfoques de la atención plena: adoptar una actitud de apertura al mundo, a lo que nos rodea y a lo que estamos viviendo en este momento. Intentar no intervenir en esta primera posición, no orientarla a otra cosa que no sea lo que estamos sintiendo o pensando. No intentar obtener un análisis, no intentar a toda costa definir lo que hacemos, sino todo lo contrario, dejarse llevar y observar lo que está sucediendo. Podríamos vincular estos tres puntos con un desapego total, con una libertad de mente que, cuando labores en ella, te llevará a la plenitud.

 

Tipos de meditación

Meditación es un término general para las muchas maneras de un estado de relajación. Hay muchos tipos de meditación y de técnicas para relajarse. Todos comparten el mismo objetivo de lograr la paz interior. Las maneras de meditar pueden incluir:

 

· Meditación guiada. A veces se le llama imágenes guiadas o visualización. Con este método de meditación formas imágenes mentales de lugares o situaciones que te relajen. Puedes intentar usar tantos sentidos como te sea posible, como olores, imágenes visuales, sonidos y texturas. Tal vez un guía o maestro te puede dirigir mejor a través de este proceso.

 

· Meditación con mantra. En este tipo de meditación, repites en silencio una palabra o una frase calmante para evitar que los pensamientos te distraigan.

 

· Meditación de consciencia plena. Este tipo de meditación está basado en la consciencia, o tener una percepción agudizada y la aceptación de vivir en el presente.

 

• Meditación trascendental. Es una técnica simple y natural. En la meditación trascendental, repites en silencio y de una manera específica un mantra que te dan personalmente, como una palabra, un sonido o una frase. Esta forma de meditación quizás le permita a tu cuerpo entrar en un estado de descanso y relajación profundos y le permite a tu mente lograr el estado de paz interior sin necesitar usar concentración ni esfuerzo.

 

 

Elementos de la meditación

Los diversos tipos de meditación pueden incluir diferentes elementos para ayudarte a meditar. Estos pueden variar dependiendo de quién te guía o quién enseña la clase. Algunos de los elementos más comunes en la meditación incluyen:

 

· Concentrar la atención. Concentrar la atención generalmente es uno de los elementos más importantes de la meditación. Es lo que ayuda a liberar tu mente de las muchas distracciones que causan estrés y preocupaciones. Puedes concentrar la atención en cosas como un objeto específico, una imagen, un mantra, o incluso en la respiración.

 

· Respiración relajada. Esta técnica implica respiración profunda y uniforme, usando el músculo del diafragma para expandir los pulmones. El propósito es hacer la respiración más lenta, recibir más oxígeno, y reducir el uso de los músculos de los hombros, el cuello y la parte superior del pecho para respirar con más eficiencia.

 

· Un lugar tranquilo. Si eres principiante, practicar la meditación será más fácil si estás en un lugar tranquilo con pocas distracciones como la televisión, radio o teléfono celular. Si adquieres más experiencia con la meditación, quizás puedas meditar en cualquier lugar, especialmente en situaciones de mucho estrés, que es justamente cuando más beneficios te brindará la meditación, como en un embotellamiento de tráfico, en una reunión de trabajo estresante, o esperando en una fila larga en el supermercado.

 

· Una posición cómoda. Puedes practicar la meditación sentada, acostada, caminando, en otras posiciones o durante actividades. Solo intenta estar cómodo para poder aprovechar al máximo tu meditación. Trata de conservar una buena postura durante la meditación.

 

· Mantener una actitud abierta. Permite que los pensamientos pasen por la mente sin juzgarlos.

 

Clínica Mayo: La Meditación

La Clínica Mayo es una entidad dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación. Su sede central, la Mayo Medical School, y sus dependencias para la investigación están situados en Rochester, Minnesota (EE.UU). Todos los años, miles de pacientes procedentes de todo el mundo viajan a Mayo Clinic de Arizona, Florida y Minnesota en busca de atención médica.

 

Para la Clínica Mayo, la meditación, es un tipo de medicina para el cuerpo y la mente que se practica desde hace miles de años. Durante la meditación, desarrollas un enfoque intencional y minimizas los pensamientos aleatorios sobre el pasado o el futuro. Existen muchas formas de meditación, pero lo que la mayoría comparte es un entorno tranquilo, una posición cómoda, la atención centrada y una actitud abierta.

 

La meditación puede ofrecer muchos beneficios: ayudar a mantener la concentración, la relajación, la paz interior y la reducción del estrés y la fatiga. Hay investigaciones que demuestran que la meditación puede ayudar a reducir los síntomas de ansiedad y depresión. Cuando se combina con la medicina convencional, la meditación puede mejorar la salud física. Por ejemplo, hay investigaciones que sugieren que la meditación puede ayudar a controlar síntomas de trastornos como el insomnio, las enfermedades cardíacas, el cáncer, los problemas digestivos y el dolor.

 

Mayo Clinic Minute: La meditación es una buena medicina

El estrés, la ansiedad y la falta de sueño son problemas a los que muchas personas se enfrentan todos los días. Pero hay una práctica simple que puede ayudar: la meditación.

 

“Físicamente, las personas se dan cuenta de que han mejorado su estado de ánimo, duermen mejor y tienen mejor memoria y concentración”.

 

Maria Caselli, una instructora de gimnasia en grupo de Mayo Clinic, dice que unos pocos minutos de meditación al día pueden ayudar, especialmente con el estrés.

 

“La meditación, que es la práctica de la concentración enfocada, nos lleva de vuelta al momento, una y otra vez, y realmente trata el estrés, ya sea positivo o negativo”. La meditación también puede reducir las áreas de ansiedad, dolor crónico, depresión, enfermedad cardíaca y presión arterial alta.

 

“El ritmo cardíaco baja, la frecuencia respiratoria baja. Hay disminución del consumo de oxígeno, disminución del dióxido de carbono expirado. El cuerpo se cura a sí mismo y comienza a repararse”. La meditación puede ayudarnos a ser menos reactivos y más receptivos a los acontecimientos de nuestra vida”.

 

 

 

 

 

 

Beneficios de la Meditación Trascendental

Extensas investigaciones han demostrado que la Meditación Trascendental reduce el estrés y la ansiedad dando como resultado mayor paz interior, creatividad, salud, éxito y felicidad.

 

John Hagelin PhD; experto en Física Cuántica afirma: "La Meditación Trascendental es la meditación más investigada científicamente, y sus beneficios para la mente, el cuerpo y las emociones han sido verificadas por cientos de estudios".

 

Maharishi Mahesh Yogi; gurú hinduista creador y difusor de la Meditación Trascendental: "La Meditación Trascendental es ese simple procedimiento para avivar el nivel más básico de la vida y de este modo, elevar a cada individuo y a la sociedad a su total dignidad. Esto es la vida libre de sufrimiento, la vida vivida en toda su plenitud, dignidad y significado".

 

 

Mi Testimonio:

“Hace 17 años, perdí a mi adorada madrecita. Desde esa fecha a la actualidad, siempre ella está en mi mente y mis recuerdos; y, a veces me abruma recordar los momentos gratos e inolvidables que pasamos al lado de ella. Yo y mi hermano, no tuvimos un padre que ayudara a mi querida madrecita, a quien vi hacer muchos esfuerzos para mantenernos. Pero con el pasar del tiempo presenté cuadros de tristeza y otros sentimientos. De otro lado, mis labores del ejercicio profesional, labores en la docencia superior y universitaria, sumada a ellas, “mi soledad”; actuaron como disparadores del estrés negativo (distrés) y la ansiedad.

 

A lo largo de varios años estuve manejando mis desequilibrios emocionales; llegado el año 2018, se me hizo incontrolable. Producto de todo ello, mi cuerpo y mi mente comenzaron a experimentar cambios realmente inexplicables como: sueños incompletos o trastornos de sueño, taquicardias nocturnas, estados de nerviosismo, mucha ansiedad, estrés negativo, fragilidad, etc. A mediados de ese mismo año; inicié la búsqueda de ayuda médica profesional en la salud, con psicólogos, terapeutas, psiquiatras, cardiólogos y rehabilitación física. Pero el tratamiento era el clásico y; yo, ya sabía en gran medida el tratamiento que me daban los terapeutas y psicólogos a diferencia de los psiquiatras que solo se limitaban a recetarme ansiolíticos, sedantes y tranquilizantes, que me controlaban por momentos nada más.

 

En consecuencia, al ver que no tenía una real mejoría de mi salud físico-mental; decidí iniciar una auto-ayuda más específica y profunda, para mi auto-tratamiento porque; luego de un auto-análisis consciente y responsable, llegué a una de las conclusiones más importantes de mi problema; que la situación de mi estado mental, afectaba mi estado emocional y ésta a su vez alteraba el funcionamiento normal de mi cuerpo (físico-orgánico); manifestándose en trastornos de sueño o insomnio, irritabilidad, mucha sensibilidad, taquicardia, dolores musculares, nerviosismo, baja capacidad de resiliencia, fragilidad, desmotivación, desesperanza, etc.

 

Entonces, a inicios del año 2019, decidí poner en práctica la perspectiva de mi auto–tratamiento, conociendo la relación causa-efecto de mi problema de salud, con el estudio de la filosofía para la vida, la meditación y el yoga. Desde ese año, he venido aplicando mesuradamente la meditación y el ejercicio físico y su gran complemento con el consumo de “magnesol” o cloruro de magnesio.

 

Llegado el año 2020, y declarado a partir del 15 de marzo, el Estado de Emergencia Sanitaria de 90 días en el Perú, lo más sorprendente para mí, han sido los resultados positivos y benéficos de la práctica de la disciplina de la Meditación. Lo he comprobado en estos meses de confinamiento social o cuarentena (Pandemia-Coronavirus), ya que con la práctica diaria, estoy logrando excelentes resultados, tanto en mi salud mental como corporal.

 

Practico la meditación solo unos 15 o 20 minutos, en las primeras horas de la mañana y/o en las noches, una hora antes de acostarme. También puede practicarse a cualquier hora del día, en caso de atravesar o estar pasando por momentos muy difíciles o traumáticos.

 

En la actualidad, me encuentro manejando y controlando mejor, mis estados de ansiedad, estrés negativo (distrés) y nerviosismo; a pesar de haber pasado y estar pasando por momentos y días muy difíciles y abrumadores por la ansiedad, miedo, temor, dolor, incertidumbre, agobio de la soledad, etc. por la Crisis Sanitaria Covid-19 (Pandemia-Coronavirus). La acción de Meditar, ha sido y será para mí, mejor que consumir medicamentos farmacéuticos (tranquilizantes, ansiolíticos, analgésicos, etc.). También debo sumar a ello y resaltar mi cambio de actitud; y, el valor que debo adoptar frente a una realidad, como consecuencia de la mejoría real de mi estado de salud integral y mi crecimiento espiritual”.

 

A manera de conclusión:

La Meditación es un método y una técnica que consiste en poner nuestra mente, cuerpo y espíritu en “el presente, en el aquí y ahora”, mediante la concentración de la atención, la respiración, el silencio y la relajación total; con el propósito de encontrar la paz interior, el bienestar y el crecimiento espiritual.

 

Estamos viviendo una época de cambios a nivel universal y planetario, y por tal razón queremos vivir no solo humanamente, sino una vida espiritual plena. Por eso, debemos encontrar un propósito en la vida, un estado de la salud que nos permita vivir sanos y una conexión espiritual, particularmente con nuestra mente inconsciente.

 

Cada día son más las personas que se interesan por empezar a meditar. Vivimos en un momento de la historia en el que es sumamente fácil perder el equilibrio. La meditación es una gran ayuda para volver a conectarnos con nosotros mismos y equilibrar nuestras vidas; es una manera simple y rápida de reducir el estrés positivo y negativo. Nos ayuda a controlar las emociones negativas y positivas.

 

La Meditación, brinda múltiples beneficios a la salud, controlando las emociones, reduciendo y eliminando el estrés y la ansiedad; aporta paz interior y felicidad, alivia la depresión, calma el insomnio, incrementa la capacidad de creatividad y aumenta la energía de la mente, el cuerpo y espíritu.

 

En pocas palabras: La Meditación es sanar el cuerpo con la mente.

 

 

NOTA EDITORIAL: Si desean contactarse con el economista Abelardo Sierra, pueden hacerlo a través de: Correo: asc_leo@yahoo.es

Celular: 936 344 733 / 999 307 564

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo