LA CASA SALUDABLE

Vitalidad

 

 

El primer método de defensa contra cualquier daño es la información. A partir de la transmisión de conocimiento válido y efectivo, se puede proceder con la formación de conciencia.

 

En este punto es indispensable subrayar lo siguiente: En nuestro país, las medidas de prevención e higiene sanitaria son paupérrimas. Esto se debe en gran medida a la falta de importancia que le atribuyen tanto los centros educativos como institutos y establecimientos de sanidad, a impartir conciencia en la población respecto a la higiene.

 

Muchos ciudadanos en nuestro país no cuentan con los medios necesarios para conseguir una educación de calidad y, en la gran mayoría, cursos para reconocer los peligros de enfermedades e infecciones han sido relegados a pocas horas del currículo semanal, sino completamente olvidados.

 

Las infecciones y hábitos higiénicos que presenta la población joven en nuestro país tienen origen en un único lugar: El hogar.

 

El presente artículo no pretende ser una exposición escolar de aquello que se debe y no se debe hacer. Por el contrario, es nuestra intención proveer información y suscitar el interés de las personas para que, luego de adquirir ciertas nociones, procedan a informarse por su propia cuenta.

 

Además, esperamos que esta lectura permita una nueva adopción de hábitos, distintos como puedan ser, para asegurar un nivel de salud casera más eficiente.

 

 

Lo que estamos haciendo mal

Como ya se mencionó, en nuestro país no existe un sistema constante y firme, capaz de impartir la necesidad de conciencia de salud en nuestro entorno.

 

Si los profesores en los colegios y los padres en el hogar no involucran a los jóvenes con el ambiente que los rodea, estos mismos continuarán viviendo como si en realidad no fueran parte del mismo.

 

Resulta grave que los centros educativos no sean ejemplos fructuosos de higiene. Es bien conocido que en el Perú tenemos serios problemas respecto a los servicios higiénicos, particularmente en áreas rurales y urbanas marginales.

 

Todo esto resulta en un grave inconveniente: Los niños y niñas que asisten al colegio pueden contraer enfermedades por la falta de aprendizaje que han tenido de sus superiores tanto en casa como en el centro de educación para cuidar su sanidad. Esto conduce a enfermedades graves que dificultan el rendimiento académico, así como a un déficit en el número de asistencias.

 

IMPORTANTE:

Como ciudadanos, es nuestro derecho demandar establecimientos educativos de mayor calidad. Esta tarea corresponde al Estado, así como a los aparatos dentro del mismo encargados de la salud, entre ellos el Ministerio de Salud.

 

La salud debe promoverse, no únicamente enseñarse por un momento. Es un hábito que todos nosotros debemos adquirir.

 

 

Las medidas que se toman para establecimientos de educación pública.

 

Dentro de las estrategias que se toman para combatir la falta de higiene por parte del ministerio están las siguientes:

 

- Promoción y participación de hábitos de higiene: Actividades educativas para generar prácticas sanitarias así como informar los procedimientos para conductas higiénicas.

 

- Gestión de Entornos Saludables: Un plan de implementación y mantenimiento de establecimientos públicos para promover rigor sanitario.

 

Todo empieza en casa

Es cierto que las escuelas están fracasando en la labor de generar conciencia sanitaria. Sin embargo, desde el hogar mismo, muchos padres de familia fracasan de igual manera. Después de todo, los hábitos que sus hijos llevan a la escuela empiezan desde el hogar donde fueron criados.

 

Existen ciertos hábitos necesarios que se deben enseñar a los niños.

Aquí exponemos los más esenciales:

 

- Promover la autoestima: Esto es indudablemente necesario. Una persona que se valora y respeta, es alguien que está dispuesta a cuidar su higiene. Por lo general, una higiene escasa y mala salud resultan en estados de abatimiento y depresión, todo ellos originados por una autoestima baja.

 

- Ducharse diariamente: Esto puede empezar como un deber o tarea del hogar. Los padres pueden hacer sentir a sus hijos que cumplen con las labores del hogar si es que estos últimos cumplen con su higiene. Estar saludables tiene repercusión sobre los integrantes de la casa. De este modo, es indispensable que una ducha diaria se convierta, en el tiempo, en una costumbre de todos los días.

 

- Prevenir enfermedades en los ojos: Mantener buena iluminación al momento de leer o ver televisión. Los ojos, de encontrarse extenuados, pueden permitir el ingreso de infecciones o bacterias perjudiciales.

 

- La higiene en manos, boca y nariz es una necesidad no un lujo: Lavarse los dientes, prevenir enfermedades respiratorias, asearse las manos luego de regresar de la calle, todas estas son medidas indispensables.

 

Para los padres o mayores encargados del hogar

Prevenir:

- Detergentes: Ciertos detergentes pueden contaminar el agua. Se recomienda pedir indicaciones a las personas encargadas de su venta en el establecimiento de adquisición.

 

- Esponjas: Se debe cambiar constantemente la esponja utilizada para lavar platos y vajillas. Una esponja malgastada no producirá una limpieza efectiva ni conseguirá erradicar bacterias o agentes potenciales de infección.

 

- Medios de limpieza: Se recomienda prevenir el uso de cepillos, lustramuebles, quitamanchas o limpiadores de vidrio que contengan toxinas dañinas para los más pequeños y la familia en general. Ante todo, es necesario conocer si los niños o niñas, o algún otro miembro de la familia padecen de algún refrió u alergia, ya que los olores de estas sustancias pueden causar daños en la salud.

 

 

Para los miembros del hogar

Recomendamos una participación activa en las medidas sanitarias del hogar:

 

- Limpieza constante de cocinas, baños y dormitorios, siempre con la precaución de los efectos que los detergentes y limpiadores pueden provocar. Existen formas naturales de limpiar y desinfectar el hogar como el bicarbonato, el vinagre y el limón.

 

- Lavar debidamente los alimentos antes de ingerirlos. Esto incluye en gran medida a las frutas recién compradas, así como a vegetales y tubérculos.

 

- Ordenar el dormitorio y cambiar sábanas de manera regular para prevenir la propagación de ácaros o bacterias.

 

 

¿Qué necesita nuestro país?

El Perú requiere de centros de salud más involucrados en las medidas de detención sanitaria.

 

Es cierto que la necesidad de impartir conciencia es apremiante, pero también lo es contar con mecanismos para erradicar infecciones y enfermedades con rapidez y efectividad.

 

En muchas zonas rurales y ciertos lugares del ámbito urbano, no se cuenta con medios para mantener sana a la población.

 

Ejemplos a seguir:

Programas norteamericanos como ER Sala de Emergencias o Dr. House promueven la efectividad del estudio médico para erradicar enfermedades e infecciones. La higiene hogareña es especialmente destacada en estos programas cuando se envían detectives médicos a los hogares para verificar la presencia de sustancias tóxicas, plagas o elementos que hayan contribuido al padecimiento del paciente.

 

Estos programas son importantes, pues además de involucrar a los televidentes con la idea de la necesidad de una casa saludable, nos envían mensajes para mejorar la higiene de las personas.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo