Natación, un ejercicio completo para la salud

Vitalidad

 

Los beneficios terapéuticos de la natación son muy conocidos: ayuda a corregir la desviación de la columna vertebral, sirve como terapia de apoyo para tratar enfermedades circulatorias y cardiacas, y es un excelente ejercicio para aliviar los problemas de artrosis, artritis, y de la obesidad.

 

BENEFICIOS GENERALES

- Aumenta la resistencia cardiopulmonar.

 

- Estimula la circulación sanguínea.

 

- Ayuda a mantener una presión arterial estable.

 

- Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 

- Ayuda a desarrollar y a fortalecer la mayor parte de grupos musculares (más de dos tercios de todos los músculos de nuestro cuerpo).

 

- Fortalece los tejidos articulares previniendo posibles lesiones.

 

- Facilita la eliminación de secreciones bro anquiales.

 

- Mejora la postura corporal.

 

- Alivia tensiones y genera estados de ánimo positivos.

 

- Nos proporciona elasticidad y flexibilidad debido a que utilizamos todas las extremidades para nadar, lo que permite tener mayor rango de movimiento y flexibilidad.

 

- Ayuda a mejorar estados de ansiedad y alivia los síntomas de depresión.

 

- Relaja la excesiva tonicidad muscular producida por la tensión diaria.

 

-   Los traumatólogos la recomiendan para aliviar los dolores de espalda.

 

- Relaja todo el cuerpo porque al nadar nuestros músculos realizan un gran esfuerzo y se tensan. Al final, este proceso provoca que esos mismos músculos se relajen y descansen, dándonos una sensación de ligereza y bienestar.

- Mejora la memoria porque los ejercicios respiratorios que se ponen en práctica al nadar oxigenan el cerebro; además, la coordinación motriz promueve que el cerebro establezca nuevos lazos neuronales.

 

- Como cualquier otra actividad física, nadar despierta el apetito, ayudándonos a mantenernos en forma y a tonificar los músculos si llevamos una dieta correcta.

 

- Aunque el envejecimiento es imposible de detener, la natación puede retrasar su desarrollo conservándonos jóvenes por más tiempo.

 

En el agua se pueden hacer movimientos y posturas que no se pueden lograr fuera de ella.

 

CONSEJOS

Estas recomendaciones son para las personas que recién inician la práctica de nadar:

 

- Es importante hacerse un examen médico antes de comenzar cualquier actividad física para estar seguro de que se puede practicar este tipo de ejercicio.

 

- Recordar que a cada edad le corresponde una temperatura de agua y del ambiente; para los bebés será distinta que para los adultos.

 

- Hidratarse correctamente para evitar problemas de piel.

 

- Tener en cuenta que la constancia es muy importante para obtener los beneficios deseados.

 

- Es fundamental mantener una buena higiene para evitar infecciones y seguir las recomendaciones sanitarias del lugar donde se realizará la natación.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo