Tenencia responsable de mascotas

Ciencia
Dra. Pamela Pallete Herrera
Médico Veterinaria
C.M.V.P. 9603
PERÚ

 

 

Cuando pensamos en adoptar un animalito hay que ser muy responsables a la hora de tomar la decisión de hacerlo, de esta manera evitaremos posibles situaciones en las que esas mascotas terminen en malas manos, perdidos o abandonados.

 

Hay que tener en cuenta que la mascota que pensamos adoptar debe ser un animal doméstico (perro, gato, conejo, entre otros) que se adapte a una casa o departamento y no un animal silvestre (loros, monos, iguanas, entre otros) que necesita vivir en zonas y climas específicos; recordemos que al tenerlos apoyamos el comercio ilegal y por ende el maltrato de los mismos.

Un punto muy importante es saber que una mascota vive aproximadamente 15 años y que nosotros seremos responsables de su bienestar durante todo este tiempo y no solo mientras sea cachorro o mientras esté sano.

 

Como todo cambio importante que hacemos en casa, la decisión de traer a vivir con nosotros a una mascota debe ser consultada con todos los miembros del hogar y es fundamental que todos estén de acuerdo asumiendo que tener un animalito significa tiempo, costo económico y compromiso para sacarlos a pasear, educarlos, alimentarlos, jugar, etc. Si es que hay niños en casa es ideal que la llegada de la mascota se realice cuando sean capaces de comprender que deben tratarla con amor y delicadeza, esto ayudará a generar en ellos una sensibilidad y ternura únicas. Para los chicos de la casa será una estupenda oportunidad para empezar a experimentar responsabilidad y complicidad con su nuevo amigo.

 

Por otro lado, hay que pensar qué mascota se adaptará mejor a nuestro estilo de vida; si laboramos muchas horas incluyendo fines de semana, necesitamos un animalito que no sea tan dependiente como por ejemplo, un gato; esto no significa que no necesite nuestro cariño y dedicación, solo que este tipo de mascota puede realizar más actividades placenteras para ellos aún en nuestra ausencia. También es importante el tamaño de la mascota; si se trata de un perro de tamaño grande necesitará cierto espacio para desenvolverse, mientras mayor tamaño tenga el animalito comerá más, por lo cual debemos analizar nuestro presupuesto antes de adoptar a un grandote.

 

Es importante prever situaciones futuras como por ejemplo: ¿qué haríamos si necesitamos mudarnos a un lugar donde no aceptan mascotas?, ¿qué pasaría si hubiera un embarazo en la familia?, ¿a quién se lo dejaríamos si tenemos planes para viajar en el futuro?; en todos estos escenarios siempre existen formas de adaptarnos si interiorizamos que nuestra mascota es parte de la familia y como tal jamás lo abandonaremos ni lo dejaremos de lado.

 

El tiempo que le dedicaremos a nuestra mascota es esencial, tanto para su desarrollo como para su buen comportamiento. Los perros necesitan realizar actividades para liberar energía por lo menos de forma interdiaria, de esta manera evitaremos que al estar encerrados en la casa o en un espacio muy limitado se estresen y esto genere una mala conducta; por ejemplo, pueden empezar a morder objetos del hogar, a hacer sus necesidades dentro de la casa, a rascarse el cuerpo desesperadamente como signos de ansiedad, etc. Hay muchas formas para que nuestras mascotas se relajen según su edad y estado físico, por ejemplo: llevarlos a correr o caminar a lugares que todavía no conocen ya que los perros aman explorar nuevos caminos, llevarlos a la playa, jugar con la pelota así sea dentro de la casa, tomar sol en el jardín, comprarles juguetes que puedan morder por largas horas. En el caso de los gatos es una buena idea comprarles rascadores para trepar y juguetes curiosos.Recordemos que los perros necesitan límites y desafíos físicos y psicológicos para que se desarrollen como animales con autocontrol, sanos y felices.

 

Si bien es cierto que tener una mascota ya es una gran responsabilidad, muchas veces agregarle un compañero ya sea otro gato u otro perro, según nuestras posibilidades, puede ayudar a que se acompañen, jueguen y mantengan su condición de animales volviendo a las conductas básicas, y al estar con sus pares evitamos que se humanicen.

 

Los animales son seres vivos que sienten dolor, angustia, frío, hambre, sed, amor y sentido de pertenencia, por lo que merecen una vida digna.

 

Ciertamente no todos están obligados a amar a los animales, pero sí tienen el deber de respetarlos y sobretodo de no hacerles daño.

 

Si bien es cierto que tener una mascota es una gran responsabilidad, la compañía y amor incondicional que nos entrega un animalito es invaluable.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo