DIAGNÓSTICO TEMPRANO DEL GLAUCOMA PARA EVITAR CEGUERA

Cuerpo

 

El Glaucoma, se encuentra en el primer lugar de enfermedades que producen ceguera irreversible, y en el segundo lugar de enfermedades que producen ceguera después de las cataratas.

 

Se trata de una enfermedad ocular muy delicada, que es originada por un exceso de la presión intraocular o la presencia de una papila excavada, que produce un daño del nervio óptico, afectando primero el campo visual periférico, para después continuar hacia el centro; lo que puede producir ceguera irreversible. 

 

FACTORES DE RIESGO

Esta enfermedad puede padecerla cualquier persona, aunque hay unos factores de riesgo que la pueden hacer más frecuente en algunas personas que en otras, siendo ellas las siguientes:

  • Personas mayores de 50 años.
  • Antecedentes familiares de glaucoma.
  • Pertenecer a la etnia africana o asiática.
  • Padecer enfermedades o traumatismos oculares previos, miopía o hipermetropías altas, y diabetes.

 

TIPOS Y SÍNTOMAS

Glaucoma Crónico Simple: es el tipo más frecuente, siendo muy difícil su detección temprana, ya que no produce síntomas en la fase inicial, sino que causa una reducción periférica del campo visual, minimizando la visión solo a la zona central, hasta acabar en ceguera total.

Glaucoma Agudo: sí produce síntomas muy bruscos como dolor y ojos rojos, reducción de la visión, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, porque es más agresivo, aunque menos frecuente.

 

 

RUTINA DE CHEQUEO OFTALMOLÓGICO

Los factores de riesgo, nos permiten tener una mayor alerta sobre el cuidado que debemos proporcionarle a nuestra visión; sin embargo, no exime de la posibilidad de que se presente la enfermedad en personas que no tienen esos antecedentes; por tal motivo, es primordial cumplir las siguientes rutinas de chequeos oftalmológicos: iniciar la revisión oftalmológica cuando los niños han cumplido 4 años de edad; y luego, realizar los chequeos oftalmológicos de rutina, cada 2 años en personas sin defectos visuales, y cada año en personas con problemas visuales conocidos o con los antecedentes arriba descritos que constituyen factores de riesgos. 

 

TRATAMIENTO

Dependiendo del tipo de glaucoma detectado, se podrán realizar diversos tratamientos que van desde colirios para disminuir la presión, y que, si son aplicados a tiempo, pueden controlar perfectamente la enfermedad; algunos tipos de láser; cirugías que introducen micro-implantes para bajar la presión del ojo en casos leves; hasta cirugías más complejas en casos de glaucoma crónicos. 

 

Es importante destacar, que una vez que el campo visual empieza a reducirse por la enfermedad, es posible que la persona que está sufriendo el síntoma ni siquiera se dé cuenta de esa reducción, puesto que el cerebro se encarga de compensar las zonas perdidas de la visión, por lo que no es nada bueno esperar a tener algún síntoma para acudir al médico, por lo cual es imperioso tomar muy en serio el cumplimiento de los controles oftalmológicos periódicos, aunque se trate de una persona sana, y más aún si se está dentro de los factores de riesgo; ya que de esta manera, al menos se podrá disminuir su progresión con el tratamiento adecuado según sea el caso, si es que llega a ser detectado; ya que de lo contrario, si llega a producir ceguera, será demasiado tarde pues es una enfermedad irreversible.

 

 

Fuentes de información:

es.wikipedia.org

hospiten.com

 

12/02/2021

 

 

 

 

Califícalo

/ 3
Compártelo

Compártelo