PREGUNTAS Y RESPUESTAS BÁSICAS SOBRE EL SUEÑO

Cuerpo
Dr. José Luis Pérez-Albela
Médico cirujano
Médico naturista

 

 

A continuación comparto con ustedes algunas de las preguntas más importantes que me han hecho sobre el sueño, y las respuestas que todos deberían conocer…

 

 

¿Cuál es la función del sueño?

Dormir es una función básica para el organismo. Uno de las principales funciones del sueño es tener energía para permanecer despiertos al día siguiente. Durante el sueño, nuestro cuerpo y nuestra mente recuperan las energías y, además, tienen lugar una serie de actividades hormonales, bioquímicas y metabólicas que son imprescindibles para conservar una buena salud y seguir viviendo. Sin un buen descanso no se activarían estas actividades, con el consiguiente perjuicio para el bienestar físico y psíquico.

 

 

¿Las personas que duermen poco son insomnes?

Depende. Si esas personas alcanzan el sueño profundo y reparador en pocas horas, su organismo recupera la energía necesaria. El insomnio no solo conlleva dormir pocas horas, sino que incluye un período de descanso insuficiente, por lo cual el cuerpo no puede recuperar energía.

 

 

¿Por qué algunas personas duermen mal?

Uno de los principales responsables de boicotear el sueño es el estrés. También tenemos el desajuste y variabilidad de las horas de vigilia y sueño que alteran nuestro reloj interno. Esta clase de situaciones conducen normalmente al insomnio transitorio. Si se prolongan en el tiempo, puede producirse en un insomnio crónico.

 

 

¿Se puede dejar de dormir durante mucho tiempo?

Es imposible. Es cierto que hay personas que declaran llevar mucho tiempo sin dormir, cuando en realidad, lo que llevan es mucho tiempo durmiendo mal. En este caso, el trastorno resulta tan severo que el sueño está muy fraccionado y superficial. Una persona que padece múltiples despertares a lo largo de la noche y no alcanza el sueño profundo, puede levantarse con el pleno convencimiento de no haber dormido.

 

Se han realizado experimentos con ratones a los que se les obligaba a estar en constante movimiento, sin poder dormir, tras siete días sin descanso entraron en un estado de confusión absoluto acompañado de alteraciones de todos sus mecanismos metabólicos, y finalmente fallecieron.

 

En los seres humanos el proceso sería similar; lo que sucede es que no se llega a no dormir, sino que se produce un sueño superficial que evita el deterioro extremo del organismo.

 

¿Hay personas que apenas necesitan dormir?

Todos necesitamos dormir bien. El descanso es la necesidad fisiológica más importante de nuestro cuerpo. De hecho, es un estado en el que las funciones mentales y corporales siguen activas para que el organismo funcione correctamente.

 

Dormir es tan necesario como beber, comer o respirar. Si no dormimos, es imposible que nuestro cuerpo funcione de manera correcta. La falta de horas de sueño hace estragos en el sistema nervioso, inmunitario, en nuestra capacidad de atención, en las relaciones sociales y familiares.

 

 

¿Es mejor dormir muchas horas?

Es más una cuestión de calidad que de cantidad. Existe un promedio para los adultos que se sitúa entre las siete horas y media y las ocho horas de sueño. A medida que pasan los años, el sueño nocturno se acorta hasta las cinco o seis horas, pero se compensan con un par de siestas diurnas.

 

Es más importante dormir pocas horas profundamente que dormir muchas de forma superficial y con interrupciones.

 

 

¿Dormimos menos de lo necesario?

Ese parece ser el signo de nuestros tiempos. Hay estudios que confirman la impresión generalizada de que dormimos menos de lo necesario. En el caso de España, por ejemplo, a pesar de que es común hacer la siesta, se ha descubierto que se duerme hasta cuarenta minutos menos que en el resto de los países europeos. Esta carencia se atribuye a las costumbres sociales y culturales españolas, marcadas por horarios laborales extensos y el consecuente retraso en el resto de las actividades del día. Esto está sucediendo también en otros países.

 

 

¿Por qué se afirma que el sueño embellece?

Cuando dormimos, se activa la glándula pineal que es la que sintetiza la serotonina y produce la melatonina, hormona que se libera solo en la oscuridad. La melatonina es la aliada de la belleza porque tiene un gran poder antioxidante y mejora el estado del ánimo. Los estudios científicos demuestran sus efectos de rejuvenecimiento: retrasa el envejecimiento celular y neutraliza el estrés oxidativo. La melatonina incentiva al hígado para que aumente la producción de glutatión, un potente antioxidante que actúa en forma natural protegiendo a cada célula de los radicales libres.

 

 

¿Dormir bien alivia el estrés?

Definitivamente. El sueño actúa como un magnífico relajante. Mientras dormimos, nos relajamos y gracias a ello disminuye la tensión, el mal humor y la ansiedad. Además, durante el sueño se segregan unos compuestos (péptidos restauradores), que ayudan al restablecimiento físico y a la relajación. Asimismo, durante el sueño profundo disminuyen las hormonas del estrés negativo, como son el cortisol o las catecolaminas. Si no se produce la fase profunda de sueño, estas hormonas no decrecen, y la persona se despierta tensa y estresada, tal como se fue a dormir; por esta razón, se afirma que el buen descanso ayuda a controlar y a reducir el estrés.

 

 

NOTA EDITORIAL: Si desean saber más sobre la importancia del sueño en nuestra salud, les recomendamos adquirir el libro “El sueño sagrado” del Dr. José Luis Pérez-Albela, en la librería de su preferencia.

 

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo