EL EFECTO PLACEBO

Mente

 

 

Averiguando la rutina de José, el médico se entera de que tiene días muy complicados, posee un cargo de mucha responsabilidad en su centro de labores y su grado de estrés es elevado. Ante el poco tiempo que tiene su paciente para hacer ejercicios u otra actividad, le dice que tome dos gotas diarias en su desayuno del contenido de un pequeño frasco que saca de su escritorio. José tiene que hacerlo durante dos semanas. Después de este tiempo, las molestias han casi desaparecido. Lo que José no sabía es que el frasco solo contenía agua. ¿Qué pasó? Estamos ante un caso donde el efecto placebo se hizo presente.

 

 

 

¿Qué es el efecto placebo?

Se trata de una intervención diseñada para simular una terapia médica, la cual no tiene un efecto específico para la condición que está siendo aplicada. Vale decir, corresponde a un procedimiento o intervención que no tiene un efecto fisiológico ni bioquímico sobre la enfermedad o condición a la que va dirigido.

 

Si bien es cierto que el placebo es una sustancia o intervención inerte, sus efectos muchas veces son muy similares a un medicamento real. Esto incluye tanto efectos psicológicos como fisiológicos.

 

Se podría decir que el efecto placebo es la reducción de los síntomas como resultado de la percepción de los pacientes de estar recibiendo una intervención terapéutica real.

 

El efecto se ha observado tanto en la reducción de la percepción del dolor, como en la reducción del dolor a través de la liberación de endorfinas, en el aumento de los niveles de dopamina en pacientes con enfermedad de Párkinson, y en cambios en el tono de la musculatura bronquial y en el valor del flujo respiratorio en pacientes asmáticos.

 

Esto puede explicar el beneficio observado por muchas personas que recurren a métodos de sanación no reconocidos por la ciencia. En estas formas de atención existe un importante punto extra: no se puede negar que el grado de atención del personal es mucho mayor que en la consulta habitual del médico, y puede conducir a una mejor respuesta inmune, aun cuando el método usado no tenga ningún efecto demostrable en sí mismo.

 

 

 

¿Por qué sucede esto?

Se pueden ensayar varias explicaciones. Desde un punto de vista fisiológico, el efecto placebo se originaría por la estimulación de una zona específica del cerebro que da como resultado la mejoría del cuadro sintomático del paciente. Es decir, el propio paciente puede auto influenciarse por la sensación de ser tratado por alguien competente o por la esperanza de curación y, como resultado, puede encontrarse mejor o incluso facilitar la recuperación. Es necesario considerar que este fenómeno no funciona con la misma eficacia en todos los pacientes ni con todas las enfermedades.

 

Por otro lado, es sorprendente que el poder de la mente sea capaz de movilizar recursos en el organismo para su propia estabilización. Estos sucesos están siendo estudiados por la ciencia en cuanto a la influencia del poder interior de cada ser humano para sanar sus dolencias.

 

 

 

¿Qué aumenta la posibilidad de estar más propenso a experimentar el efecto placebo?

 

* Los rasgos de personalidad no son un factor determinante.

 

* El deseo por superar el dolor, la motivación, y la cantidad de dolor que espera reducir el paciente.

 

* El grado en que la persona presta atención a sus síntomas corporales. A mayor atención, mayor susceptibilidad al placebo.

 

* Las personas afectadas de Alzheimer no experimentan efecto placebo debido a la pérdida de la sustancia gris en el córtex prefrontal, lo que conlleva a una pérdida de la capacidad de tener expectativas.

 

* Los niños son más proclives a experimentar el efecto placebo que los adultos.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo