FENG SHUI

Mente

 

 

Los lechos dotados de este panel siempre tienen un feng shui mejor que aquellos en donde falta.

 

Y sucede así porque, al margen de significar la integridad del lecho, la cabecera también ofrece algún apoyo a la persona que duerme. Pero existe espacio para la creatividad en el empleo de diferentes tipos de cabeceras. La diferencia puede estribar en la forma, los materiales utilizados, los colores y los diseños.

 

En términos generales, las cabeceras de madera y tejido que constituyen un respaldo sólido pero suave, disponen del mejor potencial para un buen sueño nocturno y una acumulación de energía chi sana y positiva. Las cabeceras de metal o de hierro suelen presentar espacios entre sus barras, ofrecen escaso respaldo y no sirven de mucho en lo que se refiere a la acumulación de chi.

 

Formas de cabeceras para un feng shui bueno y malo

Semicircular. Una cabecera con una protuberancia semicircular ascendente representa un buen feng shui, pero el semicírculo transmite la sensación de algo incompleto.

 

En forma de tortuga. Se halla más indicada en una cama doble. En un lecho individual se asemeja a una lápida y eso no es de buen gusto.

 

Rectangular. Representa al Elemento Madera y significa un crecimiento robusto y sano. Este tipo de cabecera se halla equilibrada y resulta especialmente conveniente para los niños en la edad del desarrollo.

 

Ondulada. Significa el Elemento Agua; no es buena ni mala.

 

Triangular. Se juzga que una cabecera de forma triangular representa el Elemento Fuego. Resulta excelente si tu dotación de energía yang es escasa, es decir, cuando careces de fuerza, te sientes lánguido o no haces bastante ejercicio. Pero debes tener cuidado respecto a este tipo de cabecera, porque mientras duermes quizás se torne negativa la energía del fuego.

 

De listones. Una cabecera de listones se asemeja a una escalera, lo que aporta mala suerte. Conviene evitarla porque se le considera inestable.

 

Abanico. Son muy decorativas. Desde la perspectiva del feng shui, tales cabeceras son aceptables en tanto se hallen adecuadamente equilibradas. Son excelentes para la crianza de los hijos, sobre todo de las hijas, porque tiende a brindan un chi protector.

 

Camas de princesa. La cama de princesa es aquella dotada de medio baldaquín o cortina constituida con materiales suaves y bellos. El baldaquín no daña a la persona que duerme debajo.

 

Dosel completo. Disfrutan de un feng shui excelente. Estas camas están asociadas a la presencia de reyes y personajes poderosos. Se hallan bien equilibradas y más que adecuadamente protegidas. Proporcionan una sensación de seguridad, brindando a quienes las ocupan, un sueño reposado e ininterrumpido.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo