MUJERES MULTIFACÉTICAS

Mente
Kevin Niezen

 

 

 

 

En la vida diaria las personas requieren la capacidad para realizar varias tareas al mismo tiempo. Por lo general, a quienes son capaces de hacerlo se les denomina “multifacéticos”.

 

Ser multifacético también significa poseer varias habilidades; y requiere un desempeño similar en las actividades que se realizan. Pero si buscamos estos dos atributos, veremos que las personas más multifacéticas del planeta suelen ser mujeres.

 

En este breve artículo repasamos por qué el género femenino puede desarrollar distintas tareas de forma excepcional.

 

 

La supervivencia

Las personas multifacéticas muestran facilidad para adaptarse a los cambios del entorno. Poder realizar varias tareas de forma funcional requiere tiempo y compromiso.

 

En muchas ocasiones, la razón por las que muchas personas son multifacéticas es por las necesidades de sus condiciones de vida. Las mujeres, a lo largo de la historia, han sido sobrevivientes de incontables tragedias, injusticias y actos de violencia.

 

Si alguien tiene que transitar por eventos difíciles y turbulentos, desarrolla un mayor dominio de habilidades para reflexionar, entender y resolver. Por esto, la naturaleza del género femenino demuestra una gran facilidad para adaptarse a distintas situaciones.

 

En palabras de Leon C. Megginson: “No es el más fuerte ni el más inteligente el que habrá de sobrevivir; sino aquél que mejor se desenvuelva frente al cambio”.

 

 

La fortaleza y la toma de decisiones

Otra característica importante en las mujeres es la fortaleza. Desde temprana edad, muchas mujeres requieren de fuerza emocional y física para desenvolverse.

 

Los prejuicios, la violencia y la falta de oportunidades suelen formar el carácter de muchas mujeres que se niegan a quebrarse ante la adversidad. Y es en esta fortaleza donde el cerebro se acostumbra a realizar innumerables actividades sin temor ni preocupaciones.

 

En un gran número de ocasiones, cuando el entorno nos demanda mostrarnos emocionalmente fuertes, al principio nos es difícil aceptar que la situación es complicada, a esto le sigue una sensación de temor durante el cual nos paralizamos. Inactivos y atemorizados, muchos de nosotros nos demoramos en tomar decisiones y seguir adelante. Pero si ya hemos atravesado por momentos difíciles en diversas ocasiones, lo lógico es asumir que nuestro cuerpo y nuestra mente se acostumbran a lidiar con los problemas.

 

Esta fortaleza la han desarrollado cientos de mujeres alrededor del mundo y, por ello, en el momento en que la adversidad se presenta, no dudan en actuar y en tomar decisiones para seguir adelante. La fortaleza que se desarrolla a partir de estas acciones y decisiones hace que las mujeres se desenvuelvan como personas multifacéticas.

 

 

Asimilación y diversidad

En su libro, “Bindi: The Multifaceted Lives of Indo-Caribbean Women” (traducido en español como “Bindi: Las vidas multifacéticas de las mujeres indo-caribeñas), la autora Rosanne Kanhai hace alusión a una de las facetas más admirables de las mujeres en la zona del Caribe: su capacidad para asimilar de manera positiva las costumbres de otras culturas. Esta capacidad puede extenderse hacia gran parte del género femenino. Los hombres, por lo común, presentan mayor renuencia hacia la aceptación de culturas ajenas, pero las mujeres, en cambio, muestran un fuerte deseo de aprendizaje.

 

Muchas mujeres alrededor del mundo se sienten cómodas en distintas culturas y esto se debe principalmente a las dos capacidades que hemos repasado anteriormente: la supervivencia y la fortaleza para la toma de decisiones.

 

¿La empatía hacia otras culturas puede volvernos multifacéticos? Tal como la necesidad de supervivencia y la fortaleza, el hecho de adaptarse tan rápido a distintas culturas muestra la capacidad de las mujeres para el cambio. Cuando nos sentimos cómodos en distintas situaciones es más sencillo actuar de forma natural, por lo que nuestra mente estará más orientada a aprender nuevas conductas y desarrollar nuevas habilidades.

 

En conclusión, lo que convierte a las mujeres en multifacéticas es la disposición que muestran para aprender y entender distintas tareas y desarrollar nuevas formas de pensar ante situaciones de cambio.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo