¿POR QUÉ LA GENTE PUBLICA SU VIDA EN FACEBOOK?

Mente

 

 

 

Una de las redes sociales más populares es Facebook, en la cual se comparte información como el lugar donde uno está, hasta fotos en tiempo real de algún viaje. Pero algunas personas abusan y publican constantemente cualquier actividad que realizan.

 

Publicaciones constantes

Si bien no todos los usuarios muestran este tipo de comportamiento, hay un gran número que publica constantemente todo lo que hace. Desde el desayuno, pasando por el trabajo o la universidad, el almuerzo, con quiénes se ven, hasta el momento antes de irse a dormir.

 

Hay diferentes tipos de personas que publican constantemente en esta red social:

* Fotógrafos: son los que toman fotos permanentemente. De ellos mismos, lugares, objetos. Toda actividad que realizan debe estar debidamente documentada con su respectiva imagen.

 

* Amantes del GPS: siempre están publicando los lugares que visitan, no transmiten una foto, simplemente hacen mención del lugar. En ocasiones pueden registrar también quiénes los acompañan.

 

* Argumentadores/polemistas: aprovechan cuanta publicación polémica encuentren para fatigarse en interminables discusiones ideológicas.

 

* Críticos sociales: protestan permanentemente contra a diversas injusticias, salen en defensa de minorías y comparten eventos como marchas en la plaza San Martín.

 

* Dramáticos: personas que hacen públicas sus “desgracias”. Sus estados son “estoy triste”, “todo me sale mal”, “la vida es injusta”, “invierno triste”, y otros.

 

* Religiosos: siempre comparten imágenes de Jesús o la Virgen con un mensaje que dice “si me amas comparte esto”. Se muestran sensibles ante las críticas a las religiones y reaccionan con firmeza o agresividad contra ellas.

 

Analicemos estos comportamientos

Facebookterapia: publicar alguna emoción negativa puede servir, en primer lugar, como catarsis. Esto significa que la persona encuentra una manera de descargar el pesar emocional que está experimentando. Además, también hay que tomar en cuenta el factor de soporte social. Es usual que las respuestas no se hagan esperar y los amigos cercanos se preocupen. Habrá comentarios positivos, motivadores, otros querrán saber qué está sucediendo. Es decir, la comunidad se pronunciará, brindará su apoyo, aportará sensación de pertenencia y reducirá los sentimientos de soledad.

 

Inestabilidad emocional: en varios estudios se ha encontrado que las personas emocionalmente inestables tienden a publicar más mensajes personales en Facebook y con mayor frecuencia. Debido al reducido control que ejercen sobre sus emociones, experimentan la necesidad de manifestarlas con el fin de recibir apoyo y sentirse mejor.

 

 

 

Proyectar una imagen positiva de sí mismo: en ocasiones, pese a las diversas dificultades que alguien puede estar atravesando, hay una gran necesidad de comunicarle al mundo que uno está pasándola muy bien. Parejas que se aman como el primer día, viajes increíbles, fiestas espectaculares, compras desenfrenadas, todas situaciones que parecen sacadas de una película de Hollywood.

 

Es necesario cuestionarnos sobre el nivel de honestidad de estos sujetos que, aparentemente, llevan una vida perfecta. Simularlo por Facebook es muy sencillo. Y es que, actualmente, se le da demasiada importancia a lo que uno proyecta en la red social. Hay un documental que ejemplifica de maravilla esta realidad, lleva por título What’s on your mind? y les recomendamos verlo.

 

 

Exhibicionismo/histrionismo: los individuos que presentan rasgos histriónicos no van a desperdiciar este nuevo recurso para figurar. Ya que disfrutan ser el centro de atención, ¿por qué no serlo también en el mundo virtual? Lo mismo sucede con los exhibicionistas, aquellos que gustan mostrarse y ser vistos tienen una nueva forma de hacerlo.

 

Es más, los famosos likes tan solo refuerzan estos comportamientos. Lo único que se logrará es volverlos más y más frecuentes.

 

 

Narcicismo: investigaciones recientes han encontrado una asociación positiva entre narcicismo y uso del Facebook, especialmente en relación a perfiles y fotos. Es una forma de promocionarse a sí mismo. Generalmente, estas personas publicarán permanentemente sus logros y posesiones materiales, buscarán despertar la admiración, envidia y elogios del resto.

 

 

No todo es negativo

No hay que dar una connotación puramente negativa a las redes sociales. Si bien es cierto que el exceso de publicaciones puede ser nocivo, generar adicción y causar incomodidad a otros; también es verdad que sirven para estar informados en tiempo real. Asimismo, nos permiten mantenernos en contacto con personas que no están cerca físicamente. Otro de sus beneficios es que pueden reducir la sensación de soledad.

 

 

 

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo