SANACIÓN EMOCIONAL - ENTENDIENDO EL AMOR

Mente

 

 

 

Por Diego Gesualdi (*)

Instructor de Salud y Bienestar

Graduado en el Centro Chopra como educador Védico en Meditación, Yoga y Ayurveda

ARGENTINA

 

Debbie Wacks (**)

Escritora, editora, y canalizadora en Reiki

ESTADOS UNIDOS

 

 

 

 

“La belleza del amor, es que al ofrecerlo recibimos más de lo que teníamos antes.”

 

David Simon

 

Una de los grandes hallazgos de la microbiología ha sido descubrir que lo que sucede a nivel celular es análogo a lo que sucede en nuestra experiencia como seres humanos. Las células son organismos inteligentes que respiran, comen y operan en función de la información que reciben en su interacción. Ellas pueden decodificar la información y actuar en consecuencia con perfecto sincronismo, según sea necesario. Las células están hechas de moléculas, las moléculas están hechas de átomos y los átomos están hechos de energía. Y como sabemos a través de la fórmula de Einstein (E = MC2), la energía y la materia son lo mismo en diferentes formas. Como dice Deepak Chopra «Somos energía e información moviéndonos a la velocidad de la luz». Todo en el cosmos es energía e información moviéndose a la velocidad de la luz. Aunque nadie refute la fórmula de Einstein, es difícil para nosotros pensar en estos términos; este universo es una sopa cuántica y todos formamos parte de ella a pesar que nuestra individualización, a través de la percepción sensorial nos diga lo contrario.

 

Una de las fuerzas que mantiene este universo en marcha es el «Amor Incondicional». Nuestro corazón bombea 24/7 sin pedir nada a cambio desde antes de que se formaran nuestros recuerdos, el sol mantiene nuestra galaxia con vida a través de su propia energía que irradia desinteresadamente. Incluso nuestras células mueren cuando es el momento sin ninguna perturbación o queja. Toda esta suprema inteligencia funciona sin ningún tipo de interrupción, ya que todo parece estar bailando un ballet perfecto.

 

Ahora, ¿qué significa el amor incondicional? Oí una vez que el amor incondicional es «La comprensión y aceptación del proceso del otro», sea lo que sea. La aceptación de lo que ocurra en el otro sin pedir algo a cambio; la apertura y el estado de alerta para recibir lo que sea.

 

Así, bajo esta definición, el amor incondicional está más relacionado con la disposición de aceptar el proceso de recepción, en lugar de sugerir un proceso de entrega extrema. Esto generalmente esta malentendido.

 

Es común pensar en el amor incondicional como dar en exceso, pero en mi exploración; creo que el aprendizaje del amor incondicional es aprender a dar sin manipulación emocional, sin estrategias, y sin pedir algo a cambio.

 

La primera vez que me conmovió este dilema de lo que significa el amor incondicional fue con el nacimiento de mi hijo Conrado. Me quedé asombrado por la cantidad de energía amorosa extendiéndose por todo mi cuerpo. Me quedé anonadado por este sentimiento de rendición completa de mí mismo para apoyar el proceso de otra persona. Me quedé sorprendido al darme cuenta de que a partir de ese momento, mi concepto de la individualidad cambió para siempre.

 

A partir de ese momento no era solo yo, sino que había nacido otra persona. No estaría nunca más solo.

 

Entonces, si el poder del amor incondicional se desarrolló dentro de mí tan fácilmente a través del nacimiento de Conrado, ¿por qué es tan difícil para mí amar a los demás de la misma manera? ¿Por qué es tan fácil amar a nuestros hijos sin condiciones, pero no a los otros? ¿Por qué no podemos estar abiertos a recibir todo lo que se nos presenta y aceptar los procesos de cada uno cualesquiera que estos sean?

 

Todos somos hojas del mismo árbol. Como parte de este árbol cósmico debemos cuidar el uno del otro a través del amor, la aceptación y el respeto. Algunas hojas pueden persistir, algunas otras pueden caer, pero al final todos vamos a ser parte de esta sopa cuántica que sostiene este árbol que llamamos hogar.

 

Las quejas, el resentimiento, la ira o incluso la violencia se construyen sobre nuestra incapacidad de amar, nuestra incapacidad para entender y aceptar el proceso de alguien, incluso si ese proceso traspasa nuestra vulnerabilidad o sentido individual.

 

La ecuanimidad, dar un paso atrás para reflexionar, el observar y el aquietar nuestra mente son grandes herramientas para fomentar el amor incondicional. Pero para mí, el amarnos a nosotros mismos es el primer paso necesario para poder practicar el amor. Amarnos no es más que la aceptación de nuestro propio yo con todos nuestros fracasos, nuestras sombras y nuestras deficiencias que de todas formas somos capaces de visualizar por nuestra luz interior. Sin luz no existen las sombras.

 

El fundador del taoísmo Lao Tzu dijo: «La humildad es la ausencia de la individualidad». A través de aprender a amarnos a nosotros mismos podemos reconocer que nuestra individualidad no es más que nuestra propia personalidad construida con el fin de sobrellevar y aprender de esta experiencia evolutiva que es la vida. A través de amarnos a nosotros mismos podemos reconocer que todo el mundo anda este mismo camino de la construcción de la personalidad, y comportarnos como si la individualidad verdaderamente nos separara no tiene sentido alguno.

Paradójicamente al aprender cómo amarnos a nosotros mismos también podemos reconocer que somos los únicos capaces de cuidar de nuestro ser. Compartiendo esta atención personal con los demás, a través del ejemplo, podemos inspirar y alimentar a los otros con nuestro propio amor radiante.

 

A través de la exploración del amor propio y la aceptación del proceso de los demás, podemos recibir el don del amor incondicional, podemos hacer prevalecer el amor como parte de nuestra interacción diaria con nuestra madre tierra y todos los seres que nos rodean. Podemos hacer que el amor incondicional sea nuestra fuerza motriz.

 

Como todos somos parte de un mismo árbol, la práctica del amor incondicional nos conecta entre sí y nos alinea con las leyes del universo.

 

 

 

 

(*) Diego Gesualdi es Instructor de Salud y Bienestar graduado en el Centro Chopra (Carisbad, CA) como educador Védico con énfasis en Meditación, Yoga y Ayurveda. Estudió con decentes y sanadores destacados en el campo, como Deepak Chopra, David Simon, DavidJi, Claire Diab. Victoria Nichols, Teresa Long, Vamadeva Shastri, La Dra. Suhas Kshirsaga, y últimamente, con Maryam Naghibi, instructora certificada Junior Inyegar.

 

En 1983, Diego fue iniciado en Meditación Trascendental por Francisco Casas, director de TM en Buenos Aires, Argentina. Diego ha continuado esta exploración de vida introduciendo la Meditación, el Yoga y el Ayurveda en diversos lugares como Prisiones, Programas de Rehabilitación, Organizaciones de Salud, Centros Comunitarios y Escuelas.

 

Asimismo, como fundador de “MYA”, Diego ha llevado a miles de novicios a la meditación MYA (Meditativo, Yoga, Ayurveda) fundado en el año 2011 como una organización para difundir estas disciplinas dentro de la comunidad. Hoy produce un boletín mensual de noticias, talleres, clases de yoga, clases de meditación, consultas ayurvédicas, etc., que se ofrecen principalmente en el área de Los Ángeles.

 

Debido a que Diego, como ex jugador, tiene una conexión de por vida con el Rugby, a menudo personaliza sus enseñanzas para los atletas. Pero Diego está principalmente dedicado a instruir meditación y yoga para todos. Por ejemplo, dirige clases de YogaLoft Yoga Studio en San Fernando Valley, y en Passages Malibu-Ventura (el prestigioso centro de rehabilitación en Oxnard, CA) donde guía a los pacientes a usar la meditación como una forma de contrarrestar sus adicciones autodestructivas.

 

Todos los años, Diego es invitado a regresar al Centro Chopra como maestro en talleres, como “Viaje a la sanación” y “Seducción del espíritu”. También participa en los seminarios de capacitación de docentes para las certificaciones del Centro Chopra. Además, ha impartido charlas educativas en lugares como: Procter and Gamble, el Correccional del Condado Norte, Cancer Community Center en Redondo Beach, Taft High School, Carlo Inc., Univision TV y varias bibliotecas públicas en el área de Los Ángeles.

 

Diego empleó sus habilidades como orador bilingüe cuando viajó de regreso a Argentina en 2014, 2015 y 2016 para impartir talleres tanto en Buenos Aires como en Rosario. Mientras estuvo allí, dio conferencias en la Universidad Del Salvador y el Colegio Inglés Horacio Watson, entro otros lugares. Planea hacer de estas incursiones en América del Sur una constante anual.

 

En el año 2016 fue el orador principal e instructor de yoga en Lima Medita 2016, realizado en el distrito de Miraflores de Lima, Perú, evento en el que participó con Roger Gabriel (Raghavanand) maestro de meditación de renombre internacional.

 

Por su gran compromiso con el estudio del yoga continúa con seminarios, conferencias y capacitación con maestros senior en las áreas de Los Ángeles y San Diego.

 

Diego siempre busca conectarse con nuevos estudiantes y organizaciones. Pueden contactarse con él a través de:

 

www.myaorg.com diego@myaorg.com

Teléfono 310.729.4631

 

(**)Debbie Wacks pasó sus primeros años en Los Ángeles. Luego se instaló en la ciudad de New York City para lograr su Ph.D. en Historia del Arte y luego se fue a residir a Hong Kong, donde ella transitó por varias universidades. Mientras estuvo en Nueva York, Debbie, escribió y editó el catálogo de exhibición de multi-media: “SMIRK: women, art, and humor” (2001). También publicó un trabajo que incluye muchos hechos y recuerdos de los años 70, Carnival Unruliness, and Performance Art. Concomitantly. Debbie se interiorizó en el life-altering study of Enneagram (un sistema de análisis profundo de tipos de personalidad) y completó su entrenamiento sirviendo como canal de Reiki (dando energía y salud). Actualmente ha terminado su libro: Subversive Humor: The Performance Art of Hannah Wilke, Eleanor Antin, and Adrian Piper, y está preparando su regreso a California.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo