LA ALIMENTACIÓN DE LOS NIÑOS

Nutrición
Dr. José Luis Pérez-Albela
Médico cirujano
Médico naturista

 

 

El verano se aleja lentamente y la temperatura aún sigue elevada, lo que tiene un efecto sobre el comportamiento de las personas. En el aspecto fisiológico, el verano es una época de depuración y desintoxicación. Una alimentación sana es una buena forma de equilibrar nuestro cuerpo. El clima actual favorece la humedad, y la humedad favorece las micotoxinas en los alimentos. Las micotoxinas son compuestos producidos por diversos hongos altamente reactivos. Cuando estos se multiplican en los alimentos como resultado de su metabolismo, se producen los compuestos tóxicos.

 

Los efectos tóxicos de las micotoxinas son muy diversos. Entre las acciones más frecuentes están las lesiones hepáticas, trastornos renales, alergias, irritación de mucosas y fotosensibilización de la piel.

 

Muchos padres experimentan ansiedad en cuanto al desarrollo del crecimiento de sus hijos. Los problemas de crecimiento habitualmente se presentan cuando la glándula pituitaria o la tiroides no funcionan adecuadamente. La nutrición desempeña un papel importante en el desarrollo de los niños y adolescentes.

 

Dentro de la importancia de los nutrientes debemos considerar a las algas kelp, que están catalogadas como uno de los alimentos más ricos en calcio orgánico y yodo natural. La deficiencia en yodo puede causar problemas de crecimiento. Las algas kelp son también ricas en vitaminas A, B, C y E, además de minerales como el sodio, hierro y azufre.

 

Otro nutriente importante es el zinc y el magnesio. Su deficiencia se asocia con problemas en el crecimiento de los huesos. El complejo B más un extra de B6 en dosis de 50 mg 3 veces al día son necesarias para la absorción de los aminoácidos y para el crecimiento normal.

 

En la dieta se debe incluir alimentos ricos en arginina, un aminoácido que se puede encontrar en el maní, el coco, el germen de trigo y en el agar agar (gelatina china).

 

En vez del jugo de fruta es mejor que los niños coman la fruta entera, porque así no se pierde el aporte de fibra.

 

La dieta entre los 2 y 18 años debe basarse en frutas, verduras, cereales integrales, legumbres y suplementos minerales.

Califícalo

/ 4
Compártelo

Compártelo