INTEGRACIÓN EMOCIONAL PARA SANAR EL DOLOR POR LA MUERTE DE LOS PADRES

Vitalidad

 

 

Para un hijo, sus padres son el mundo entero desde el momento de su nacimiento, pues son la primera conexión que tienen con su nueva realidad física, y las primeras personas con las que se establecen los primeros vínculos emocionales, creándose así, uno de los lazos de amor más profundos que un ser humano puede sentir.

 

Es por ello, que perder físicamente a alguno de ellos, representa una de las experiencias emocionales más dolorosas, siendo que, algunos estudios han revelado que es incluso más traumático aún, cuando los hijos son niños, adolescentes o adultos jóvenes, que aún no han alcanzado una edad madura, o que aún no han conformado su propia familia, convirtiéndose en una pérdida realmente desgarradora.

 

Sin embargo, poder cuantificar realmente para quién es más dolorosa o traumática la pérdida de un ser querido como los padres, es prácticamente imposible, pues se trata de un sentimiento subjetivo, que dependerá de cada ser humano al que le toque experimentar tan desgarrador duelo, así como de las herramientas emocionales que pueda aplicar para afrontar la situación.

 

Para poder afrontar de una manera más eficiente los duelos, es fundamental el apoyo emocional entre los miembros de la familia; así como el apoyo y la compañía de los amigos y de quienes lo quieren y aprecian. Es importante desahogarse y expresar su sentir con quien le brinda apoyo y compañía. Asimismo, es importante mantener las rutinas y buscar ayuda emocional psicológica en caso de darse cuenta que le está costando afrontar el duelo; y sobre todo, no deben reprimirse las emociones.

 

Llorar, es una de las más comunes formas de drenar las emociones ante un luto doloroso, sin embargo, Shivagam, quien es un terapeuta de crecimiento espiritual y creador de la técnica de Integración Emocional, ha explicado que llorar no libera el sufrimiento, ya que se pueden pasar horas llorando por la pérdida de un ser querido, y no sentir liberación del dolor; por lo que afirma que para poder liberar el dolor y superar la muerte de un ser querido como la de los padres, no es necesario establecer una conexión con el llanto, sino establecer una conexión con ese dolor que se está sintiendo para poder afrontarlo y liberar el malestar. Para ello, ha establecido un circuito de ejercicios prácticos de respiración consciente para superar un duelo de manera eficaz, sin prolongarlo por meses o incluso años, como suele sucederles a muchas personas:

 

Ejercicios para conectar con el dolor y liberarlo

Cuando se acaba de presentar de manera repentina la muerte de un ser querido como los padres, y el dolor es muy fuerte e inaguantable, lo más recomendable será tomar una pausa en medio de la angustia, para realizar un ejercicio de respiración consciente de la siguiente manera:

 

1. Conectarse con el dolor, rendirse ante él, dejar que explote, liberar y descargar el dolor: para empezar este paso, debe relajarse el cuerpo, e inspirar y expirar varias veces de manera normal y tranquila, concientizando el dolor y dándose el permiso de sentirlo sin reprimir el llanto, permitiendo que el llanto explote si así lo siente. Es importante en este primer paso, no cuestionarse por qué sucedió la pérdida.

 

2. Conectarse con el dolor, rendirse ante él sin explotar, encontrar el enojo interno, no luchar con él y liberarlo: en este nuevo paso, debe repetirse el proceso de inspirar y expirar varias veces de manera normal y tranquila, concientizando la sensación del dolor, pero esta vez sin explotar, sino encontrando adentro aquello que siente desacuerdo, injusticia, o enojo con la pérdida física, permitiendo sentir esa lucha interna, y repetir la siguiente frase:

 

No hay nada que pueda hacer para cambiar la realidad. No puedo recuperarte, te perdí, me rindo”.

 

Con esa frase, ayudaremos a nuestro ser interno a concientizar que debe dejar de luchar en contra de la realidad, pues esa lucha interna es la que mantiene el dolor latente. Con la muerte no hay nada que luchar, pues no hay nada que se pueda hacer para evitarlo o revertirlo, pues la persona ya se fue y no se puede traer de vuelta, por lo que hay que rendirse ante esa situación. El dolor es real, pero no se debe aumentar con pensamientos de desacuerdo, injusticia o enfado, ya que las circunstancias en que murió ya no importan pues no se pueden cambiar.

 

3. Colocarse en actitud de rendición: repetir el proceso de respirar varias veces con tranquilidad, y permanecer un rato en ese estado sintiendo el dolor y viviendo la pérdida, y repetir:

 

“Te quiero, te amo, pero aun así, acepto perderte, soltarte y dejarte ir”.

 

Si se hace resistencia y no se acepta la pérdida, el dolor se seguirá arrastrando día tras día, y éste no se podrá sanar. Aceptar la pérdida no significa dejar de amar a la persona, sino aceptar que se fue y que hay que continuar la vida sin arrastrar ese dolor por siempre. Por ello, hay que respirar y aceptar que esa persona se fue y que se debe soltar; lo que permitirá que su esencia salga de adentro de manera tranquila, encontrando así, la liberación del dolor.

 

4. Respirar, soltar, dejar ir, y pronunciar “Ka”: después de aceptar la pérdida, soltar y dejar ir, mantener la respiración consciente, sentir el dolor, pensar en el ser querido que se ha ido y pronunciar en voz alta la palabra: “Ka”. La pronunciación de la sílaba “Ka”, puede que haga sentir una oleada en la boca del estómago, ya que su vibración causa el “desapego, el soltar y el dejar ir”.

 

5. Respirar, prestar atención al cuerpo conscientemente y contemplar el yo interno: tras haber realizado los 4 pasos anteriores, debe mantenerse la respiración consciente y contemplarse a sí mismo repitiendo la siguiente frase:

 

“Me tengo a mi mismo, yo soy suficiente para mí, estoy auto-contenido”

 

Luego centrarse en el ser interno sin pensar en nadie más; sino en el amor propio, y visualizar el cuerpo lleno de corazones rojos y de amor mientras se respira y se repite la frase anterior.

 

6. Repetir las veces que sean necesarias hasta que vaya sanando el dolor.

 

 

La práctica de estos ejercicios, ayudarán de manera consciente a aceptar con más empoderamiento, un hecho que no puede ser cambiado, reconociendo el dolor que se siente por la muerte del ser amado, pero ayudando a liberarlo rápidamente, para afrontar así de manera eficaz, un hecho tan traumático como el luto por un ser querido.

 

 

Fuentes de información:

blog.elartedesabervivir.com

Shivagam

29/01/2021

 

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo