BIOENERGÉTICA, BUSCANDO EL EQUILIBRIO

Cuerpo

 

 

Fue creada por el estadounidense Alexander Lowen inspirado en los trabajos realizados por su maestro el Dr. Wilhelm Reich, eminente neuropsiquiatra alemán, quien consideraba que todo ser vivo es un sistema energético que posee una “pulsación” propia, por lo cual toda enfermedad que se presente sería una alteración del ritmo de las funciones básicas del organismo. Estas ideas hicieron que el Dr. Lowen determinara que mente, cuerpo y energía vital funcionan como una unidad, y que la interacción de estos tres elementos es la que establece el estado de salud.

 

Otro aspecto fundamental que postula la Bioenergética es que no tenemos un cuerpo, somos un cuerpo. El conjunto de experiencias y sensaciones las percibimos gracias a nuestro cuerpo, que no es una máquina sino un organismo vivo que tiene normas y lenguaje propio que se manifiesta en gestos, posturas, movimientos, etc. Además, posee una memoria muscular que registra en nuestras células todas las experiencias que nos afectan a lo largo de nuestras vidas. Observando un cuerpo se pueden descubrir los bloqueos y estados emocionales de una persona.

 

Cuando ocurre un suceso traumático no solo aparece un problema emocional, también se bloquea la energía y a la vez el cuerpo registra y guarda el recuerdo del hecho, esto se manifiesta en algún momento de la vida como dolores en diferentes zonas del organismo, enfermedades diversas, ansiedad, irritabilidad y falta de concentración. En resumen, toda limitación que se tenga en el movimiento corporal o el dolor constante en una o varias partes del cuerpo, son el resultado de un conflicto emocional no resuelto.

 

 

Causas de los bloqueos energéticos

Esta terapia considera que los bloqueos en el flujo de energía, aparte de los traumas emocionales de las cuales se derivan la tristeza, estrés, angustia, etc., también tienen posibles causas físicas como una alimentación inadecuada, consumo de drogas, alcohol o tabaco y traumatismos por accidente.

 

 

¿Qué hace la terapia bioenergética para equilibrar el flujo energético?

Esta terapia actúa de manera paralela en dos niveles:

 

Verbal. Hace que el paciente reflexione profundamente sobre sus problemas, creencias y actitudes para identificar qué lo ha llevado a la enfermar.

 

Físico. El terapeuta especializado ayudará al paciente mediante diversas actividades físicas, para que elimine las tensiones, falta de armonía corporal en sus movimientos y la ausencia de motivación por vivir.

 

En síntesis, el especialista en esta terapia procurará que el paciente, además de analizar su situación de manera lógica y racional, incremente su fuerza a través de ejercicios de respiración, meditación y cualquier otro tipo de terapia que favorezca la relajación y la expresión y liberación de sus sentimientos más profundos.

 

Es posible realizar la terapia bioenergética en sesiones individuales o grupales; el paciente y el terapeuta pueden elegir lo más adecuado según el caso.

 

 

 

Beneficios de bioenergética

 

- Permite que la persona entienda su propia personalidad y haga las modificaciones que beneficien a su salud.

 

- Logra que la energía fluya a través del cuerpo de manera armoniosa.

 

- Le brinda al paciente una sensación de libertad para elegir su propia forma de vida.

 

- Facilita la exteriorización de los sentimientos.

 

- Desbloquea los flujos energéticos estancados a nivel físico, mental y emocional.

 

- Proporciona las herramientas para que el paciente retome su energía para vivir de manera más plena y libre, sintiéndose en armonía consigo mismo, con los demás y con la naturaleza.

 

Es importante mencionar que con esta terapia no solo se benefician las personas que padecen algún problema, ya que la bioenergética nos brinda herramientas para lidiar con el estrés, condición tan común como dañina en estos tiempos, pero que es el origen de muchas enfermedades tanto físicas, como mentales y emocionales.

 

 

Fuentes de consulta:

Consalud.com

clarin.com

saludymedicina.com

accenpa.org 

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo