LIMPIEZA DE COLON

Cuerpo

 

 

 

Es similar a un enema, pero aquí se trata de limpiar todo el colon, no solo la parte inferior, y tiene el efecto de movilizar la materia fecal retenida, toxinas, moco e incluso parásitos, que a menudo obstruyen el tránsito intestinal. Este procedimiento solo puede llevarse a cabo con una persona debidamente especializada y calificada.

 

 

¿Por qué deberíamos hacernos un lavado de colon?

Con el paso del tiempo, muchas personas desarrollan una capa de materia fecal que cubre el interior del colon; cuando esta se endurece y se queda pegada, reduce la funcionalidad del intestino y, en algunos casos obstruye completamente la eliminación normal de los residuos del cuerpo. Esto ocurre con más frecuencia en personas que solo evacúan un vez al día y peor aún en aquellas que solo lo van al baño una o dos veces por semana.

 

La medicina naturista considera que debería producirse una evacuación después de cada comida y si esto no ocurre, se estarían acumulando residuos, lo que en algún momento tendrá repercusiones negativas para la salud tanto intestinal como general del organismo.

 

La eliminación incompleta de los residuos puede provocar con el tiempo diversos trastornos, dependiendo el lugar donde se depositen. Entre estos trastornos tenemos:

- Digestión lenta

 

- Dolores articulares y artrosis

 

- Intestino irritable

 

- Divertículos

 

- Enfermedad de Crohn

 

- Problemas cardiacos

 

- Migrañas

 

- Alergias

 

- Mal aliento

 

- Acné y otros problemas cutáneos como psoriasis

 

- Asma

 

- Síndrome de fatiga crónica

 

- Cáncer de intestino

 

- Esclerosis múltiple

 

- Senilidad precoz y enfermedad de Alzheimer

 

Procedimiento

La irrigación del colon se realiza introduciendo un pequeño espéculo en el intestino del paciente a través del recto. El mencionado espéculo está unido a un tubo que conduce hasta una máquina que bombea agua a temperatura controlada en el interior del colon con una frecuencia supervisada. La temperatura del agua debe ser lo más cercana posible a la temperatura corporal.

 

Durante la sesión, los pacientes reciben periódicamente agua en todo el colon. Algunos de ellos refieren que sienten que el agua corre debajo de sus costillas. La cantidad de agua varía, pero generalmente se utilizan entre 2 y 6 litros por sesión. Es muy importante emplear la cantidad de agua adecuada, porque si se introduce demasiado puede causar malestar en el paciente, y si es muy poca, el tratamiento no es eficaz.

 

Este procedimiento desencadena movimientos peristálticos, y el paciente inmediatamente empieza a eliminar el agua junto con la materia fecal a través del tubo hacia el exterior, lo que se controla visualmente. A menudo se expulsan parásitos que no se habían identificado, además de materia fecal muy antigua de color muy oscuro, que puede haber estado en el colon durante años.

 

Mientras se realiza el tratamiento, el terapeuta puede realizar un masaje suave en el abdomen del paciente para ayudar a que se desprenda la materia fecal adherida. Además, a veces se pueden emplear técnicas de acupresión, reflexología o drenaje linfático para estimular el movimiento intestinal. Es importante resaltar que en este tipo de terapia la higiene es vital. Los tubos y espéculos deben ser desechables, aunque otras partes de la máquina, como el tubo de visión, se pueden esterilizar después de cada sesión.

 

Cabe señalar que aunque este proceso es un poco incómodo, pero no es doloroso, y existen casos en que el paciente hasta se queda dormido durante la sesión.

 

 

¿Cuántas sesiones se necesitan?

Normalmente se necesitan varias sesiones para conseguir los resultados óptimos en cuanto a la eliminación de materia fecal pegada y para la recuperación de la regularidad intestinal. En un inicio puede ocurrir que solo se expulsen gases y materia fecal reciente. Los residuos adheridos a las paredes del colon en muchos casos son producto de años de acumulación, y los terapeutas afirman que nadie puede esperar un alivio completo solo con una sesión.

 

 

Beneficios

Ayuda a las personas que padecen de:

- Meteorismo (gases)

 

- Distensión y/o espasmos abdominales

 

- Acné y otros problemas de la piel

 

- Alteraciones intestinales como divertículos o síndrome de colon irritable

 

- Pacientes con cáncer (para eliminar la mayor cantidad de toxinas de su organismo)

 

- Artrosis

 

- Síndrome de fatiga crónica

 

 

Otras maneras de limpiar el colon

Otra manera de limpiar el colon y mantener activo el tránsito intestinal es ingerir batidos o jugos naturales como parte habitual de nuestra dieta. Entre las mejores frutas para eliminar toxinas tenemos las siguientes:

 

- Arándanos

 

- Manzanas

 

- Zanahorias

 

- Betarragas

 

- Verduras crucíferas (col, brócoli, etc.)

 

- Semillas de chía

 

También es importante consumir alimentos ricos en probióticos como el crucrut o col fermentada, para mantener una salud digestiva óptima.

 

Ingerir infusiones de té verde, kion, y cúrcuma también ayuda, porque aparte de contribuir a un buen tránsito intestinal, realizan una función de limpieza de colon.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo