PREVENGA LA HALITOSIS

Cuerpo
Dr. José Luis Pérez-Albela
Médico cirujano
Médico naturista

 

 

 

 

La halitosis es una enfermedad de etiología múltiple, y su estudio corresponde al campo de la odontología y de la medicina. No es una patología propiamente dicha, pero sí es un problema muy serio.

 

El mal aliento genera estrés, vergüenza, desagrado e incluso enfrentamientos entre las personas. La mayoría somos conscientes de la necesidad de sostener un régimen de higiene, lo que se ve reforzado en la memoria de las personas por la publicidad y el a veces perturbador nivel de autoconciencia que tenemos sobre el tema (la industria de la higiene e incluso de las golosinas). Sin embargo, la necesidad de oler bien no tiene solo implicancias sociales, sino también, y las más importantes, de salud. En este sentido:

 

-La presencia de halitosis es un indicador de que hay algo mal funcionando dentro de nosotros.

 

Curiosamente, existe un instrumento que mide el mal aliento en los niveles de halitosis llamado halitómetro.

 

Ahora bien, si uno tiene de pronto mal aliento y es consciente de ello, lo más lógico es buscar la causa o causas. La halitosis puede ocurrir por problemas exógenos y endógenos. La prótesis puede aflojarse, creando un pequeño espacio que retiene comida; en esos casos hay que ajustarla. Los cambios bioquímicos explican el problema desde distintos ángulos: por necrosis, por la dieta, por los niveles de carne, por los alimentos ingeridos y por la digestión. Hay, por ejemplo, menos halitosis en el vegetariano que en el carnívoro.

 

Otra de las causas es la presencia de metales en el aire, como el plomo. Por supuesto, ciertas actividades laborales exponen más a algunas personas que a otras. Otras causas son el tabaquismo, la hipoglicemia, las enfermedades (leucemia, sífilis, escorbuto, fiebre reumática, y otras originadas por las fosas nasales, como rinitis, adenoides, faringitis, sinusitis, amigdalitis, laringitis).

 

Por otro lado, una mala higiene bucal contribuye a la emisión de halitosis y formación de saburra, donde se reproduce la bacteria lingual. Otra causa frecuente son los cepillos contaminados y las caries, que no siempre duelen, pero siempre huelen mal. Un diente podrido es como la fruta picada que corrompe a las demás. La bacteria es un almacén de estreptococos, que puede ir a las articulaciones e incluso introducirse en las válvulas del corazón. De hecho, a mucha gente se le dañó la válvula cardiaca debido a una caries dental.

 

- La halitosis se produce por malos hábitos, como la mala higiene, la maledicencia, la mala alimentación, los vicios, etc.

 

Todo eso genera estrés que afecta al hígado y produce el hedor. Así se cambia el pH en el estómago. Hay incluso quienes creen que las personas que tienen mal aliento son peligrosas, nocivas, porque consideran que la palabra tiene poder, que puede destruir la vida de un individuo en menos de un segundo, con maledicencias y chismes.

 

Por otro lado, la gente suele auto medicarse con gotas nasales. Este es un pésimo hábito, ya que predispone el cuerpo a inflamaciones e infecciones.

 

- La halitosis también se genera cuando uno mastica ajo o cebolla, pero puede controlarse si se reemplaza por perejil y un poco de clavo de olor. Además, uno debe lavarse la boca no solamente en la noche y en la mañana, también se debe hacer después de cada comida. Si usted come en la calle, debe llevar siempre su cepillo y pasta dental.

 

Por eso es tan importante buscar las causas del mal aliento. Muchos creen que porque uno se lava la boca, y tiene ese olor de la pasta dental, ya está con la boca limpia. Use hilo dental. El dentista puede evitar la caries con una profunda profilaxis. Después de una borrachera, el mal olor viene desde el pulmón. Puede evitarlo si toma tres limones con dos sobres de magnesio antes de dormir. Incluso también podría tomar dos gramos de magnesio con dos limones antes de la embriaguez. El limón ayuda a desintoxicarnos.

 

- Si toma el magnesio puro con limones, se forma el citrato de magnesio, que tiene un efecto desintoxicante y evita la resaca. También puede hacer gárgaras con té, mate de coca, sal, limón y Magnesol: expectorará bastante flema y limpiará toda su garganta.

 

El estrés psicológico también contribuye a generar enfermedades periodontales (como las encías sangrantes), y eso ocurre por falta de magnesio. Cuando hay lengua saburral, posiblemente haya carencia de vitamina B o de zinc. Las deficiencias de zinc se notan en la presencia de puntos blancos en las uñas.

 

Durante el ayuno también se produce la halitosis, ya que se queman grasas y glucosa de los músculos. Este mal aliento es muy diferente a aquel que se padece por las caries o por estreñimiento.

 

El mal aliento por la mañana se debe a la poca circulación de la saliva en la noche. Por eso la gente de la tercera edad sufre más de mal aliento que un niño.

 

- Esto puede contrarrestarse usando enjuagues de bicarbonato (por lo menos dos veces por semana), o echando un poco de bicarbonato a la pasta dental.

 

Ambas recetas funcionan del mismo modo cuando necesitamos limpiar la refrigeradora debido al mal olor de los alimentos acumulados en ella. El bicarbonato es sumamente efectivo.

 

-Es importante ser precavido. Una de las formas más eficaces de prevención consiste en evitar el estreñimiento, ya que a la gente estreñida tiene molestias abdominales constantes.

 

La falta de sudor también produce mal aliento, porque si no sudamos el cuerpo elimina por otras vías lo que debería eliminar por los poros.

 

Se ha demostrado que hay trescientos vectores del olor, debido a la mala mezcla de los alimentos. Los gases también se eliminan por la boca, los padece la gente con gastritis, quienes tienen deficiencia de vitamina B, los que usan antibióticos y los que se auto medican.

 

El tema de la halitosis es importante porque puede originar hasta la pérdida del empleo.

 

Las personas que saben que tienen halitosis hablan bajito y se tapan la boca con la mano, estos hábitos pueden llegar a causar neurosis.

 

 

 

CONSEJOS

 

· En caso de tener halitosis, mastique hojas de trigo, clavo de olor y perejil.

 

· No trasnoche ni beba alcohol.

 

· Duerma bien, de modo que no despierte con síntomas de estreñimiento.

 

· Haga deporte.

 

· Tome vitamina C, zinc y magnesio, ya que previenen la aparición de halitosis, aftas y otras heridas bucales. Los fumadores deben seguir especialmente este consejo.

 

· Lávese los dientes por lo menos tres veces al día.

 

· Sea sincero y auténtico siempre. No hable mal de otros, pues probablemente le apestará la boca con tufillos indeterminados.

 

· Acostúmbrese a comer verduras y a tornar bebidas calientes.

 

· Coma arroz integral porque previene la halitosis. Lo mismo ocurre si toma sopa de mote.

 

· Evite comer dulces en la noche. La saliva es mucho más rica en enzimas debido al bajo flujo salival.

 

· Cambie de cepillo de dientes una vez al mes y si usa prótesis, ajústela.

 

· Vaya al dentista cada tres meses.

Califícalo

/ 3
Compártelo

Compártelo