MITOS Y VERDADES SOBRE LA ESQUIZOFRENIA

Mente

 

 

 

Se podría decir, por lo tanto, que se está hablando de una mente dividida, separada, pero ¿de qué? La respuesta es una sola: de la realidad. Se conoce que, quienes padecen de esta condición, han roto contacto con la realidad.

 

En términos generales, la esquizofrenia es una enfermedad mental crónica (de larga duración) y deteriorante. Tiene como principal característica la presencia de alteraciones del pensamiento, conducta y lenguaje; esto puede ir acompañado de un descuido del aspecto físico y una apariencia bizarra. No está demás mencionar que la presencia de síntomas psicóticos (alucinaciones y delusiones) constituye la parte más “conocida” de este trastorno.

 

El desarrollo de esta enfermedad se dará por fases o etapas, las cuales serán explicadas a continuación:

 

Fase Prodrómica. En los meses previos al brote psicótico, se pueden observar ciertos cambios en la persona, estos incluyen retraimiento, abandono de actividades sociales, irritabilidad, pasividad, etc. En ocasiones, aparecen intereses que antes no solían estar presentes como religión, ocultismo o filosofía.

 

Fase psicótica. Es la etapa en la cual la enfermedad se manifestará en toda su magnitud, aparecerán alteraciones del pensamiento (delusiones, ideas bizarras, etc.), también habrán alteraciones en la percepción (alucinaciones de diversos tipos). Asimismo, la conducta se desorganizará, pudiendo tener comportamientos muy llamativos o extraños.

 

Fase residual. Se apreciará falta de reactividad afectiva, intenso retraimiento social y alteraciones tanto de la conducta como del pensamiento (evidentemente mucho más sutiles que las de la fase previa).

 

 

TIPOS DE SÍNTOMAS

Previamente ya hemos hablado de ciertos tipos de síntomas que suelen aparecer durante el curso de esta enfermedad. Para fines prácticos, estos suelen dividirse en dos grupos:

 

Síntomas Positivos. Son todos aquellos que aparecen como resultado de la enfermedad, no forman parte de lo que se considera una experiencia normal. Podría ser más válido usar el término “activos” ya que son los más representativos y aparecen en la fase psicótica. Los principales son:

 

* Delusiones: Alteraciones del contenido del pensamiento, generalmente sin mucho sentido ni evidencia, pero que para la persona es absolutamente cierto y real. Por ejemplo, pensar que lo persiguen, que quieren matarlo, que posee el poder de “purificar” algo cuando lo toca, etc.

 

* Alucinaciones: Percepción por medio de los sentidos de algo que no es real. Por ejemplo, escuchar voces que le dan órdenes, ver sombras o personas que no son vistas por los demás, etc.

 

* Catatonia: Posiciones rígidas en las que el paciente puede perdurar por largos periodos de tiempo, por un lado y, en otras ocasiones, puede darse una gran agitación psicomotora.

 

Síntomas negativos. Son características normales del funcionamiento psicológico que van a verse afectados por el curso de la enfermedad. Entre ellos encontramos:

 

* Aplanamiento afectivo: Prácticamente se podría decir que esta característica se define por una falta de reactividad afectiva ante las cosas que pueden suceder, aparente indiferencia e indolencia frente al bienestar propio o de los demás.

 

* Anhedonia: Incapacidad para experimentar placer y pérdida de interés en casi todas las actividades.

 

* Asociabilidad: Se pierden las ganas por establecer o mantener relaciones sociales, se ingresa en una especie de aislamiento.

 

 

TIPOS DE ESQUIZOFRENIA

Existen seis tipos, a continuación serán explicados brevemente:

 

Esquizofrenia paranoide: Es el tipo más frecuente, en ella aparecen delusiones y alucinaciones, por lo general tienden a creer que están siendo perseguidos o que hay otras personas que desean afectar su vida de manera negativa. Es la que tiene mejor respuesta al tratamiento.

 

Esquizofrenia desorganizada: Se caracteriza por la desorganización de la conducta, tendrán un aspecto físico extraño, así como sus comportamientos. La afectividad suele ser inapropiada en relación a los estímulos que tiene en frente.

 

Esquizofrenia catatónica: En términos generales, se caracteriza por alteraciones en la psicomotricidad. En un extremo, puede observarse inmovilidad o posiciones rígidas durante un largo periodo de tiempo; en el otro, se observa gran agitación que no guarda relación con lo que sucede en el entorno.

 

Esquizofrenia indiferenciada: Pacientes evidencian características de más de un tipo de este trastorno.

 

Esquizofrenia residual: Después de cualquier episodio, desaparecen los síntomas positivos pero persisten los negativos.

 

Esquizofrenia simple: No aparecen síntomas positivos, únicamente se desarrollarán los negativos.

 

DERRIBANDO MITOS

Conociendo un poco más de lo que es esta enfermedad, podemos pasar a confrontar ciertos mitos que, a lo largo de la historia, han contribuido más a desinformar que a generar un comprensión amplia de la misma. Asimismo, esto contribuirá terminar de formar una idea más consistente de la esquizofrenia y las alternativas que se manejan frente a esta dificultad.

 

1. Las personas con esquizofrenia suelen ser violentas: Falso. La verdad es que sólo un pequeño porcentaje tenderá a la violencia, dificultad que, con la medicación adecuada, se puede controlar. De esta manera se reducirán mucho los riesgos de agresiones.

 

2. Ninguna persona que padece es esquizofrenia podrá recuperarse: Existen tratamientos muy efectivos que, si se llevan adecuada y responsablemente, van a permitir a estos individuos llevar una vida prácticamente normal, siendo capaces de asumir responsabilidades y explotar sus potencialidades.

 

3. Las personas que tienen esquizofrenia no pueden decidir sobre su tratamiento: Esto no es cierto. Muchos pacientes ofrecen gran ayuda al reportar incomodidades que experimentan con respecto a ciertos psicofármacos y así, contribuyen a que todo se lleve de manera más productiva y cómoda para sí mismo.

 

4. La esquizofrenia es un castigo de Dios, una maldición u obra del demonio: Esta creencia lleva muchas veces a buscar soluciones equivocadas. La realidad es que la teoría más aceptada actualmente es que la causa es de orden neurobiológico, no hay que dejar de lado la parte genética, existe un fuerte componente hereditario.

 

5. La esquizofrenia es contagiosa: Totalmente falso. Justamente el factor hereditario de la misma podría dar lugar a esta creencia. Nada más alejado de la realidad, si juntamos a un paciente con esquizofrenia y a una persona que no la tiene, no pasará absolutamente nada en términos de contagio.

 

6. La esquizofrenia es lo mismo que la doble personalidad: Esto no es verdad. La “doble personalidad” es otro tipo de problema, muy poco frecuente en la actualidad. La esquizofrenia tiene características bien definidas que la diferencian de otro tipo de trastornos.

 

7. Las personas con esquizofrenia deberían permanecer internadas: Se observa en la práctica que muchos de estos pacientes funcionan de manera bastante adaptativa fuera de los hospitales, una vez que su estabilización ha sido lograda.

Califícalo

/ 4
Compártelo

Compártelo