EL COLOR EN LA MESA

Nutrición
Dr. José Luis Pérez-Albela
Médico cirujano
Médico naturista

 

 

El interés por la dieta en función de su colorido se inició hace varias décadas, y en la actualidad los estudios científicos son muy concluyentes al valorar la importancia del consumo de alimentos de origen vegetal, preferiblemente crudos, y de colores intensos.

 

La Asociación Americana del Cáncer recomienda el consumo de verduras crudas de todos los colores, y la Asociación Americana del Corazón aconseja sobre todo los de tipo amarillo o anaranjado, que han demostrado ser más útiles para el sistema cardiovascular. Los expertos en nutrición recomiendan el consumo de cinco piezas de frutas o verdura crudas al día. A ello habría que añadir que si son de colores diferentes, mucho mejor.

 

Sin embargo, es importante señalar que las ventajas que ofrecen los colores naturales parecen ser desventajas cuando se trata de colorantes artificiales. Si bien es cierto que algunos de los aditivos utilizados -como colorantes alimentarios- tienen un origen natural; mientras que los colores naturales previenen del cáncer, algunos colorantes artificiales pueden favorecerlo. Lo natural calma el organismo y lo artificial provoca estrés e hiperactividad. Los pigmentos naturales ayudan a remineralizar y la falta de color descalcifica. Una de las maneras de eliminar los problemas que producen los colorantes artificiales es reemplazarlos con alimentos de colores naturales.

 

 

CONSEJOS PARA UNA DIETA COLORIDA

 

► Buscar los siete colores básicos de los alimentos (amarillo, rojo, verde, blanco, azul, morado y marrón) y hacerlos parte de la dieta diaria, aunque sea en porciones pequeñas.

► Combinar los colores por lo menos en una ensalada o una sopa vegetal todos los días.

► Preparar cada día un zumo con verduras, hortalizas y frutas de la estación de colores variados.

► Tener siempre en casa frutas de la estación.

► Procurar introducir alimentos nuevos en la alimentación, especialmente de origen vegetal.

► Consumir los alimentos orgánicos con su piel (excepto la manzana), ya que ahí se suelen concentrar los antioxidantes.

► Elegir frutos maduros y de colores brillantes.

Califícalo

/ 4
Compártelo

Compártelo