La respiración es el secreto de la juventud

Cuerpo

 

 

 

 

Dr. José Luis Pérez-Albela

Médico cirujano

Médico naturista

C.M.P. 18164

PERÚ

 

 

Los hindúes enseñaron a unos cuantos elegidos que el Pranayama tiene el secreto de la eterna juventud. Prana significa “respiración”, pero incluye los principios de juventud a todos los niveles del estado consciente del cuerpo, la mente y la energía. Yama significa “restricción”. En consecuencia, Pranayama significa restricción o regulación de la respiración para ayudar a regenerar nuestro organismo.

 

Según esta práctica, cuando respiramos, recogemos el aliento juvenil del Espíritu Universal. La idea es que se fortalezca y se calme el sistema nervioso para que las corrientes rejuvenecedoras puedan pasar por todo el cuerpo, bañándolo con elementos nutritivos y regenerativos.

 

Los orientales explican que Prana no consiste solo en respirar y exhalar; esto es meramente una rutina automática para conservarse con vida. Los orientales indican que debemos usar todo el sistema nervioso y el estado consciente si queremos aprovechar los beneficios del Prana.

 

 

 

LOS TRES PASOS PARA EL “RELAJAMIENTO TOTAL”

 

1. Relájense. Dejen que el cuerpo y el espíritu se limpien de cualquier influencia; el espíritu debe sentirse en paz. Aflojen los músculos como medio para ayudar a relajar la mente y el espíritu.

 

2. Contemplen su respiración. Enfoquen toda la atención sobre la respiración, pero respiren suavemente. Los hindúes afirman que la respiración no debe ser forzada. Debe ser suave y tan natural como los latidos del corazón.

 

3. Aliméntense con una respiración juvenil. Mientras el cuerpo y la mente descansan, aliméntense con los ejercicios de respiración. Esto crea una interacción entre la respiración y el rejuvenecimiento. No se esfuercen. Procuren encontrar un equilibrio.

 

 

 

EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN DE PRANA

Antes de empezar recuerden el programa de 3 pasos para un relajamiento total, y luego siéntense correctamente.

 

 

1. Ejercicios de masticación. Mientras respiran y exhalan, simulen que están masticando. Pongan las palmas de ambas manos encima de los oídos y los dedos sobre la parte posterior del cuello. Con el índice de la mano izquierda, aprieten el dedo cordial de la mano derecha. Sentirán una suave sensación calmante. Repítanlo varias veces.

 

2. Mantengan la cara hacia la derecha y miren hacia la izquierda. Mientras respiran y exhalan con suaves movimientos, volteen la cabeza y los hombros suavemente hacia la derecha, y miren hacia la izquierda. Repítanlo varias veces. Este movimiento ayuda a separar los nudos apretados en la parte posterior de la cabeza, a fomentar una mejor circulación, y a relajar los músculos de la espalda.

 

3. Muevan la lengua y traguen saliva. Continúen respirando y exhalando con movimientos suaves. Ahora, muevan la lengua por toda la boca, pásenla por las encías y de arriba hacia abajo. Froten la lengua contra el paladar; luego empiecen a tragar saliva suavemente. Repítanlo varias veces. Se dice que este ejercicio de respirar y tragar saliva ayuda a un buen flujo de los jugos digestivos.

 

4. Frótense la espalda suavemente con las palmas. Sigan respirando y exhalando. Ahora, calienten las palmas, frotándolas una contra la otra. Extiendan los brazos hacia atrás para dar masaje a ambos lados de la columna vertebral, luego más abajo, detrás del vientre, sobre la pelvis. Sigan con los masajes y la respiración. Esto los ayudará a aliviar los problemas de espalda, devuelve a la región pélvica una mejor flexibilidad y estimula todo el organismo.

 

5. Extiendan los brazos hacia afuera. Sigan respirando. Ahora, aprieten los puños. Estiren los brazos tan lejos como les sea cómodo, pero manténgalos parejos con sus costados, luego, simulen que están jalando algo. Repítanlo varias veces. Esta es una combinación de respiración y de fisioterapia que fortalece los tejidos y las células, y ayuda a enderezar la columna vertebral dando como resultado una mejor postura.

 

6. La ventilación. Sigan respirando. Hagan puños con ambas manos. Pongan los puños sobre el pecho. Hagan girar los hombros y los brazos hacia atrás. Repítanlo varias veces. Esta práctica produce un ritmo desde adentro que ayuda a mejorar el funcionamiento de todo el aparato respiratorio y de todos los órganos internos. Fomenta la ventilación y ayuda a eliminar las toxinas del organismo. 

 

7. Las palmas hacia arriba. Sigan respirando. Ahora extiendan los brazos hacia delante con las palmas de las manos hacia abajo. Doblen lentamente los antebrazos hasta que las palmas levantadas se encuentren frente a su cara. Repítanlo varias veces. Estos movimientos ayudan a mejorar las funciones de todo el aparato digestivo y excretorio.

 

8. Relajen los músculos y proporcionen flexibilidad a sus articulaciones. Sigan respirando. Lentamente, estiren las piernas. Luego, con bastante lentitud, bajen la cabeza en actitud de devoción. Estiren los brazos. Toquen los dedos de los pies. Repítanlo varias veces. Este movimiento rítmico ayuda a relajar los músculos, a aflojar las articulaciones contraídas, protege contra la artritis y el reumatismo, y favorece la buena circulación.

 

 

Estos ejercicios son eficaces si se practican suavemente y en un ambiente tranquilo. Hay que hacerlos sin tensión y sin esfuerzo. Sigan respirando mientras practiquen los ejercicios. Al terminar, sentirán más vigor y vitalidad. Muchas personas han descubierto que la práctica diaria de estos ocho pasos ayuda a protegerse contra las enfermedades.

 

La respiración es el soplo de vida, y lo podemos comprobar porque cuando nace un niño lo primero que hace es respirar. Cuando estamos en el útero materno respiramos a través del cordón umbilical. El principal alimento del cerebro es el oxígeno y el segundo la glucosa.

 

Inspirar y expirar son movimientos de flujo y reflujo. El aire debe entrar y salir de nuestro organismo constantemente. Esta es una ley universal, ya que todos respiramos: los animales, las plantas e incluso la tierra.

 

La respiración inadecuada causa mal humor,falta de sueño, debilidad, y envejecimiento prematuro.

 

Cuando estamos ansiosos o angustiados la respiración se altera y respiramos mal, y como consecuencia nos debilitamos. Por eso, es importante no apresurarnos en ninguna circunstancia ni presionar a los demás para que lo hagan, ya que la prisa constituye un elemento estresante que interrumpe la respiración.

 

Es muy importante aprender a respirar correctamente. La respiración es un acto completo que exige concentración, paciencia y entrenamiento. De hecho, la respiración es la clave para el correcto desenvolvimiento de nuestras actividades.

 

Recordemos que podemos estar sin comer por varios días, pero solo unos minutos sin respirar. Por eso es importante dormir bien, ya que cuando lo hacemos respiramos mejor y profundamente.

 

 

 

 

 

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo