NANOGRANADAS PARA COMBATIR EL CÁNCER

Cuerpo

 

 

Según un artículo publicado en Journal of Controlled Release, biólogos y químicos de Rusia y Finlandia han elaborado un nuevo tipo de nanopartículas que pueden llevar fármacos de quimioterapia y utilizarse para introducir sustancias tóxicas dentro de los tumores cancerígenos.

 

El científico del instituto de biofísica teórica y experimental de la Academia de ciencias rusas, Andréi Kudriávtsev indicó que: "Las nanopartículas con un medicamento anti-tumores fueron introducidas en los cultivos de las células, y luego se sometieron a la irradiación electromagnética o infrarroja. En estas condiciones la temperatura de los especímenes subía, mientras la cobertura polimérica se contraía emitiendo la sustancia a través de los poros”.

 

Durante los últimos años los científicos han creado varios métodos novedosos para la curación del cáncer que se basan en diferentes nanopartículas orgánicas y no orgánicas. En varios casos, las mismas nanopartículas sirven como remedio contra el tumor, siendo un 'blanco' al que se guían las células inmunitarias o la radiación de láser que calienta las partículas y quema las células.

 

En otros casos, explican Kudriávtsev y sus colegas, las nanopartículas sirven como un medio para entregar las moléculas peligrosas para el tumor, limitando así su actividad y permitiendo disminuir las dosis necesarias para la eliminación de las células cancerígenas. El rol de estas partículas puede desempeñarse por diferentes estructuras tanto orgánicas como compuestos inorgánicos invisibles para el sistema inmunitario.

 

Kudriávtsev y sus colegas decidieron combinar las ventajas de ambos métodos y crearon nanopartículas de silicio con poros que se pueden llenar con cualquier sustancia y aislarlas, gracias a lo cual las moléculas de quimioterapia no matan a las células y órganos sanos.

 

Los especialistas indican que este tipo de nanopartículas funcionan gracias a una la capacidad particular que tienen los tumores de acumular todos los 'deshechos' que están en el organismo humano. Además, la temperatura dentro de los tumores a menudo supera significativamente el nivel normal, lo que permite localizarlas rápidamente.

 

Teniendo esto en cuenta, los investigadores rusos y finlandeses crearon nanopartículas que se mantienen estables solo a ciertas temperaturas. Para conseguirlo, los científicos cubrieron las nanopartículas con un polímero térmico que se dilata una vez que la temperatura supera los 37oC estirando la nanopartícula y emitiendo su contenido. Gracias a esta cobertura, el contenido de las nanopartículas permanece 'sellado' hasta que entra en el tumor, y es en ese momento cuando los científicos la 'iluminan' mediante un láser o una radioemisora.

 

Los experimentos realizados en ratones mostraron la efectividad de este procedimiento cuando se les introdujo en sus cuerpos cultivos de células cancerígenas. Más tarde, los científicos observaron que las nanopartículas sí eliminaban efectivamente las células de cáncer mientras que casi no influían en los tejidos sanos.

 

Hoy en día los científicos se ocupan en mejorar este método de curación de cáncer al seleccionar el tamaño adecuado para las partículas, su concentración y otros parámetros que permitirán que el tratamiento sea plenamente seguro y efectivo para los enfermos.

 

Asimismo, cabe subrayar que dichas nanopartículas son descompuestas por el organismo humano y no representan una amenaza para él, a diferencia de las nanopartículas metálicas que también se usan para curar el cáncer.

 

La ciencia nos sigue sorprendiendo con sus novedosos métodos para eliminar el cáncer gracias a la labor conjunta de científicos de diversas partes del mundo. Esperamos que los expertos sigan perfeccionando este novedoso y eficiente sistema para que las personas que padecen de cáncer puedan acceder a su curación lo más pronto posible.

 

 

Fuente: mundo.sputniknews.com

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo