DEPRESIÓN CANINA Prevención, causas y tratamiento

ECO

 

 

 

Si tienen un perro en casa es necesario brindarle las atenciones adecuadas para que su vida se desarrolle de manera sana y feliz. Aparte de los cuidados básicos que todos sabemos que necesitan como una buena alimentación de acuerdo a sus necesidades, agua para beber cuando les apetezca, mantenerlos en buenas condiciones de higiene, sacarlos a pasear por lo menos una o dos veces al día no para que hagan sus necesidades, para ejercitarse, distraerse y relacionarse con otros perros, también es sumamente importante la salud emocional de la mascota.

 

Los perros necesitan las condiciones adecuadas para que tengan un desarrollo emocional equilibrado para evitar que caigan en estados depresivos. Aunque a algunos les parezca una idea extraña, los perros sí pueden sufrir de depresión producto del maltrato, falta de afecto e inclusive si pasan mucho tiempo solos o dejan de ver a sus amos por largos periodos de tiempo.

 

 

 

Causas más comunes de la depresión canina

 

* La llegada de un nuevo miembro al hogar (otra mascota, el nacimiento de un bebé, la pérdida de un miembro de la familia ya sea por divorcio o muerte).

 

* Cambios en la rutina de los dueños por viajes, exceso de labores, etc.

 

* Cambios de hábitos del perro relacionados con mudanzas, disminución de actividades como paseos, interacción de juegos con sus amos, etc.

 

* Exclusión del núcleo familiar como por ejemplo, dejarlos encerrados en un patio o confinados en una terraza por largos periodos de tiempo.

 

 

 

Síntomas

 

* Falta de apetito.

 

* Somnolencia excesiva.

 

* Pérdida de interés de interactuar con el entorno.

 

* Gemidos constantes sin razón aparente.

 

* Trastornos en el aparato locomotor sin razón patológica.

 

* Incontinencia urinaria o fecal.

 

* Trastornos compulsivos (conductas repetitivas)

 

* Pérdida de curiosidad

 

* Falta de interés en sus actividades, principalmente en jugar.

 

* Agresividad o pasividad excesiva.

 

 

 

Tratamiento

El tratamiento se basa en incrementar las interacciones y la actividad de nuestro perro y, en casos graves se puede llegar a necesitar de medicación.

 

A continuación les brindamos algunos consejos para ayudar a su mascota a salir de un estado depresivo:

 

* Evitar dejarlos solos mucho tiempo. Esto les genera sensación de abandono, ansiedad y empeora la situación.

 

* Estimularlos. Jugar con ellos, cepillarlos, hablarles con cariño y abrazarlos para reforzar el vínculo emocional.

 

* Incrementar la rutina de paseos para que interactúen y socialicen con otras personas y mascotas. Si no tienen mucho tiempo para hacerlo pueden contratar a personas que se dedican a pasear perros y a jugar con ellos.

 

* Crear rutinas de juegos estimulándolos con un premio para evitar que se aburran.

 

* Adoptar una nueva mascota puede ser una buena opción, pero hay que considerarlo solo si la principal causa de la depresión es el sentimiento de soledad porque pasa muchas horas sin compañía.

 

* Comprar algún juguete interactivo para que el perro pueda jugar con él las horas que se queda solo en casa. Además de entretenerse estimulará su cerebro.

 

* Llevarlo a una guardería canina (si el presupuesto lo permite) sobre todo cuando tengan que estar muchas horas fuera de casa, ya que en ese lugar le brindarán rutinas de actividades y juegos que además compartirán con otras mascotas.

 

* Las terapias alternativas como la acupuntura y las flores de Bach son muy efectivas tanto en seres humanos como en los animales.

 

* Medicación. Si el caso se vuelve grave y todo lo anterior no tiene resultados positivos en el estado de ánimo de la mascota, es necesario llevarlo al médico veterinario etólogo (especialista en el comportamiento animal) para que encuentre la causa de la depresión y determine si es necesario administrarle antidepresivos especialmente diseñados para sus necesidades como peso, raza, etc. Los resultados de este tipo de medicación es variable y es mejor considerarlos como última opción.

 

Recuerden que los perros, como todos los animales, tienen sentimientos y pueden tener problemas emocionales como los seres humanos, por esa razón, el deber de todo dueño de una mascota es velar tanto por la salud física como emocional de su engreído.

Califícalo

/ 2
Compártelo

Compártelo