MI CIUDAD SE VE DIFERENTE EN ESTOS DÍAS

Mente

 

 

 

Por Diego Gesualdi (*)

Instructor de Salud y Bienestar

Graduado en el Centro Chopra como educador Védico en Meditación, Yoga y Ayurveda

ARGENTINA

 

 

Debbie Wacks (**)

Escritora, editora, y canalizadora en Reiki

ESTADOS UNIDOS

 

Es martes, alrededor de las 10:30 de la mañana, estoy conduciendo a mi casa y veo a esta pareja de ancianos tomándose de la mano y caminando por la vereda. Así como el sol apareció un poco entre las nubes, probablemente quisieron tomarse un descanso de la lluvia que ha sido sorprendente en estos días. Vivo en Los Ángeles, nos encanta cuando llueve por aquí. No es lo normal. Veo también a un padre tomando de la mano a su pequeño, paseando al perro, ambos muy bien cubiertos con ropa de invierno. Caminan lentamente y el perro parece feliz. Veo muchos corredores, tratando de mantenerse al día con hábitos saludables, para morigerar de alguna manera esta cuarentena a la que estamos obligados.

 

Veo una larga cola de gente, esperando para entrar en la esquina del mercado. Ahora tenemos que ser más reflexivos sobre el espacio común que compartimos. Los coches andan eficientemente por las calles que están casi vacías. Usualmente las calles de LA se asemejan más a un estacionamiento lleno de automóviles, más que a una calle. Qué paradoja. Mi ciudad se ve diferente en estos días.

 

Mi amor Debbie Wacks me comentó la semana pasada, que la gripe es vista como la necesidad urgente de parar. Ella es una maestra de Reiki, que estudió y adhiere a esta noción, de que las enfermedades son mensajes para entender lo que hay que volver a equilibrar. No solo físicamente, sino emocional e intelectualmente. Cuando nos sentimos abrumados y agotados, entonces nos engripamos para darnos un descanso y volver a la normalidad. Hay una parte de mí que sabe que esto es cierto, hay una parte de mí que se resiste a aceptar, y quiere más datos científicos que lo prueben.

 

Pero de todos modos que gran metáfora, ¿no? El planeta se detuvo por una gripe.

 

Y existe este sentimiento dentro mío, esta urgencia imperiosa de conectar con vos en este momento aterrador, de sostenerte con los brazos abiertos y el corazón abierto, de ofrecerte palabras sabias y de apoyo. Para estrecharte las manos y darte un profundo abrazo, aunque no se supone que hagamos esto en absoluto.

 

Lo siento, no creo que hoy tenga palabras sabias. Y es porque no creo tener la respuesta correcta, no creo tener certezas en estos días. Escuché a través de los medios de comunicación, esta hermosa lectura sobre la pandemia “¿qué pasaría si...?” El escrito habla de esta situación como algo transformador para el mundo. También escucho desde el otro lado de la mira solo catástrofe y pánico.

 

Me encontré en el mercado caminando entre estantes vacíos, muy serio, casi no mirando a los otros, recogiendo algunos comestibles que necesito. Y luego pensé, ¿qué hay de mi sonrisa? ¿A dónde se fue?

 

Soy yogui, pero aunque esta mañana lo hice, hoy no quiero meditar. Y aunque lo hice esta mañana, hoy no quiero practicar yoga. Lo que quiero es estar contigo, sonreír, celebrar la vida, tomarnos de la mano, disfrutar de nuestro día, porque está más claro que nunca que somos uno. Está más claro que nunca que estamos conectados a través de estos hilos, que forman el tejido de la vida en nuestra madre tierra.

 

Lo siento, no creo que hoy tenga palabras sabias. Porque no estoy seguro de qué se trata esto. No creo tener certezas. Pero puedo decir que mi ciudad se ve diferente en estos días. Y también puedo decir que esa pareja de ancianos que hoy vi caminando tomados de la mano, se ama profundamente, y que ese niño se sintió muy protegido por su papá sosteniendo de su mano. Y puedo decir que esos corredores que también vi por la mañana, de seguro se sintieron liberados al regresar a casa. Y también puedo decir que existe este sentimiento dentro de mí, este impulso imperioso de conectar con vos, en este momento y tomarte de la mano. Oh sí, mi ciudad se ve diferente en estos días.

 

NOTA EDITORIAL: Agradecemos a Diego Gesualdi por compartir esta inspiradora nota con los lectores de nuestro Portal.

 

 

 

(*) Diego Gesualdi es Instructor de Salud y Bienestar graduado en el Centro Chopra (Carisbad, CA) como educador Védico con énfasis en Meditación, Yoga y Ayurveda. Estudió con decentes y sanadores destacados en el campo, como Deepak Chopra, David Simon, DavidJi, Claire Diab. Victoria Nichols, Teresa Long, Vamadeva Shastri, La Dra. Suhas Kshirsaga, y últimamente, con Maryam Naghibi, instructora certificada Junior Inyegar.

 

En 1983, Diego fue iniciado en Meditación Trascendental por Francisco Casas, director de TM en Buenos Aires, Argentina. Diego ha continuado esta exploración de vida introduciendo la Meditación, el Yoga y el Ayurveda en diversos lugares como Prisiones, Programas de Rehabilitación, Organizaciones de Salud, Centros Comunitarios y Escuelas.

 

Asimismo, como fundador de “MYA”, Diego ha llevado a miles de novicios a la meditación MYA (Meditativo, Yoga, Ayurveda) fundado en el año 2011 como una organización para difundir estas disciplinas dentro de la comunidad. Hoy produce un boletín mensual de noticias, talleres, clases de yoga, clases de meditación, consultas ayurvédicas, etc., que se ofrecen principalmente en el área de Los Ángeles.

 

Debido a que Diego, como ex jugador, tiene una conexión de por vida con el Rugby, a menudo personaliza sus enseñanzas para los atletas. Pero Diego está principalmente dedicado a instruir meditación y yoga para todos. Por ejemplo, dirige clases de YogaLoft Yoga Studio en San Fernando Valley, y en Passages Malibu-Ventura (el prestigioso centro de rehabilitación en Oxnard, CA) donde guía a los pacientes a usar la meditación como una forma de contrarrestar sus adicciones autodestructivas.

 

Todos los años, Diego es invitado a regresar al Centro Chopra como maestro en talleres, como “Viaje a la sanación” y “Seducción del espíritu”. También participa en los seminarios de capacitación de docentes para las certificaciones del Centro Chopra. Además, ha impartido charlas educativas en lugares como: Procter and Gamble, el Correccional del Condado Norte, Cancer Community Center en Redondo Beach, Taft High School, Carlo Inc., Univision TV y varias bibliotecas públicas en el área de Los Ángeles.

 

Diego empleó sus habilidades como orador bilingüe cuando viajó de regreso a Argentina en 2014, 2015 y 2016 para impartir talleres tanto en Buenos Aires como en Rosario. Mientras estuvo allí, dio conferencias en la Universidad Del Salvador y el Colegio Inglés Horacio Watson, entro otros lugares. Planea hacer de estas incursiones en América del Sur una constante anual.

 

En el año 2016 fue el orador principal e instructor de yoga en Lima Medita 2016, realizado en el distrito de Miraflores de Lima, Perú, evento en el que participó con Roger Gabriel (Raghavanand) maestro de meditación de renombre internacional.

 

Por su gran compromiso con el estudio del yoga continúa con seminarios, conferencias y capacitación con maestros senior en las áreas de Los Ángeles y San Diego.

 

Diego siempre busca conectarse con nuevos estudiantes y organizaciones. Pueden contactarse con él a través de:

 

www.myaorg.com diego@myaorg.com

 

Teléfono 310.729.4631

(**)Debbie Wacks pasó sus primeros años en Los Ángeles. Luego se instaló en la ciudad de New York City para lograr su Ph.D. en Historia del Arte y luego se fue a residir a Hong Kong, donde ella transitó por varias universidades. Mientras estuvo en Nueva York, Debbie, escribió y editó el catálogo de exhibición de multi-media: “SMIRK: women, art, and humor” (2001). También publicó un trabajo que incluye muchos hechos y recuerdos de los años 70, Carnival Unruliness, and Performance Art. Concomitantly. Debbie se interiorizó en el life-altering study of Enneagram (un sistema de análisis profundo de tipos de personalidad) y completó su entrenamiento sirviendo como canal de Reiki (dando energía y salud). Actualmente ha terminado su libro: Subversive Humor: The Performance Art of Hannah Wilke, Eleanor Antin, and Adrian Piper, y está preparando su regreso a California.

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo