RECETA PARA PERDONAR Y PERDONARNOS

Mente

 

 

 

DR. VEGAN

Dr. Oscar I. Vilca-Romero

Médico Integrativo

CMP 38173

PERÚ

 

 

Modelo de Proceso de Perdón Enright

Lo preliminar es evaluar lo que necesitas perdonar: ¿Quién te hirió? ¿Qué tan profundamente te dolió? ¿En qué incidente específico te enfocarás? ¿Cuáles fueron las circunstancias en ese momento? ¿Era de mañana o de tarde? ¿Nublado o soleado? ¿Qué te dijeron? ¿Cómo respondiste?

 

 

FASE I — DESCUBRIENDO EL PUNTO DE VISTA

1.- ¿Cómo has evitado lidiar con la ira?

2.- ¿Te has enfrentado a tu ira?

3.- ¿Tienes miedo de exponer tu vergüenza o culpa?

4.- ¿Tu ira te ha afectado la salud?

5.- ¿Has estado obsesionado por la lesión o el delincuente?

6.- ¿Compara tu situación con la del delincuente?

7.- ¿La lesión ha provocado un cambio permanente en tu vida?

8.- ¿La lesión ha cambiado tu visión del mundo?

 

 

FASE II — DECIDIR PERDONAR

9.- Decide que lo que has estado haciendo no ha funcionado.

10.- Estar dispuesto a comenzar el proceso de perdón.

11.- Decide perdonar.

 

 

FASE III — ELABORAR EL PERDÓN

12.- Estudia la comprensión.

13.- Estudia la compasión.

14.- Acepta el dolor.

15.- Dale un regalo al delincuente.

 

 

FASE IV — DESCUBRIMIENTO Y LIBERACIÓN DE LA PRISIÓN EMOCIONAL

16.- Descubre el significado del sufrimiento.

17.- Descubre tu necesidad de perdón.

18.- Descubre que no estás solo.

19.- Descubre el propósito de tu vida.

20.- Descubre la libertad del perdón.

© R. Enright (2001). El perdón es una opción. Instituto Internacional del Perdón

 

 

 

 

TAMBIÉN LES RECOMIENDO HACER ESTA SECUENCIA:

Saber que el perdón es posible, para empezar a perdonar a alguien, primero debemos creer que el perdón es posible. Debemos, como mínimo, aceptar la noción de que el perdón es una solución factible al problema.

 

Tomar la decisión de perdonar: “La gente no debería estar obligada a perdonar”, dice Enright, “creo que es importante que la gente se sienta atraída por ello.” Como se mencionó, el perdón no implica excusar a alguien u olvidar sus comportamientos pasados. Entender esto – y la influencia positiva del perdón en tus emociones – nos permite ver el perdón de la forma correcta.

 

Hacer una lista: Este paso funciona haciendo una lista de todas las personas – desde la infancia – que te han hecho daño de alguna manera. Después de crear la lista, prioriza ordenando los nombres comenzando por quién te ha hecho más daño. Empieza perdonando a los individuos hacia el final de la lista y sigue el camino hacia arriba. Tómate el tiempo necesario para procesar la emoción; tú mismo sabrás cuándo es el momento de pasar al siguiente paso.

 

Exponer el enfado: “Este paso es una especie de lista de verificación”, dice Enright. “¿Cómo te va en términos de la ira? ¿La has estado negando? ¿Estás más enfadado de lo que creías? ¿Cuáles son las consecuencias físicas de tu ira?” Enright concluye: “Una vez que veas esos efectos (del enfado), la pregunta es: ¿Quieres sanar?”

 

Asumir el compromiso: Después del paso anterior, estarás listo para comprometerte con el acto de perdón. “Una vez que la gente ha completado la primera fase y ha visto que los efectos de la ira los vuelve infelices, hay una tendencia a intentarlo”, dice Enright.

 

Considerar a la otra persona: En este paso comienza el perdón. Implica pensar en el agresor de una manera distinta. ¿Fueron heridos de alguna manera? Si es así, ¿su herida posiblemente contribuyó a que te hiera?

 

Reconocer la humanidad de la otra persona: “Ambos nacieron, ambos morirán, ambos sangran cuando se cortan, ambos tienen un ADN único y cuando mueras nunca habrá otra persona como tú. Y dada la humanidad que compartes con esta persona, ¿es posible que sean tan especiales, únicos e irremplazables como usted?”

 

Ablanda tu corazón: Con o sin conocimiento, las acciones de la otra persona te han endurecido un poco el corazón. Eventualmente, si practicas el tipo de perdón prescrito por el doctor Enright, debes comenzar a sentir la liberación de la ira malsana. “Es un pequeño destello de compasión”, afirma Enright.

 

Toma el dolor: Es normal sentir emociones fuertes en este momento. Enright dice que hay una dosis de dolor involucrado, pero que este dolor en última instancia nos permite seguir adelante. “El dolor construye la autoestima porque estás diciendo: si puedo ver la humanidad en el que no vio la humanidad en mí, y si puedo ablandar mi corazón al que no la vio en mí, entonces, ¿quién soy yo como persona? Soy más fuerte de lo que pensaba.”

 

Reflexionar y descubrir: “Generalmente, la gente está más consciente de las heridas del mundo”, dice Enright. “Se vuelven más pacientes con las personas que pueden estar teniendo un mal día; ven que la gente camina herida todo el tiempo y habitualmente son más conscientes del dolor de los demás y quieren ser un conducto para el bien.” Ciertamente hay un período de reflexión cuando el dolor pasa. Te das cuenta: (a) eres más fuerte, y (b) eres más feliz.

 

Repetir el proceso: ¿Recuerdas cómo empezaste con la lista? Bueno, después de cierto tiempo, es hora de volver nuevamente. Antes de lo que piensas, habrás perdonado a la gente que te ha hecho daño y vivirás una vida más feliz, más fuerte y más plena.

 

Perdonar es entrenar, ánimate y conviértelo en tu estilo de vida. Sé un aprendiz perdonador.

 

 

 

 

Correo: oscarvilca@hotmail.com

Celular: +51-951 683 337

Califícalo

/ 0
Compártelo

Compártelo