DIETA DE ELIMINACIÓN

Nutrición

 

 

Funciona como una prueba que determina si los pacientes tienen sensibilidad a determinados alimentos.

 

Inicialmente, la persona deja de tomar los alimentos que sospecha que le están produciendo alguna enfermedad. Luego de un periodo razonable de tiempo (entre 10 y 14 días) se revisan sus síntomas. Si se ha producido una mejoría significativa, se asume que puede tratarse de una alergia o una intolerancia a ciertos alimentos. Después, los alimentos sospechosos se reintroducen uno a uno en la dieta. Cuando reaparecen los síntomas (generalmente a los tres días), se identifica el alimento que causa el problema y se retira de la dieta.

 

Beneficios

Las dietas de eliminación son útiles para identificar las intolerancias alimentarias difíciles de detectar y que son responsables de diversos síntomas, entre ellos: estreñimiento, dolor de cabeza, migraña, infecciones al oído y sinusitis, resfriados frecuentes, goteo nasal, congestión nasal crónica, dolor de garganta, tos crónica, eccema, urticaria, acné, asma, dolor o rigidez de los músculos o articulaciones, palpitaciones, indigestión, úlceras en la boca, estómago o duodeno, enfermedad de Crohn, diarrea, infecciones por levaduras, edemas, depresión, ansiedad, hiperactividad, cambios de peso y fatiga generalizada.

 

 

ALIMENTOS APROPIADOS PARA ESTE TIPO DE DIETA

- Arroz, avena o salvado de avena.

 

- Multivitamínicos diarios: son especialmente importantes durante esta dieta para sustituir los nutrientes que se pierden.

 

- Grasas y aceites: leche de soya, queso de soya (tofu), aceite de girasol, aceite de semilla de lino (linaza), de oliva y de sésamo (ajonjolí).

 

- Frutas y verduras: cualquiera excepto el maíz y los frutos cítricos. Algunos médicos sugieren que ciertas frutas deben consumirse con moderación y preferiblemente enteras en lugar de en zumo.

 

- Cereales y productos de harina: tortas de arroz, pan de centeno (sin trigo añadido), mijo, tallarines orientales y granos.

 

- Legumbres: habas, lentejas, arvejas, garbanzos. Evitar las legumbres enlatadas.

 

- Semillas y frutos secos: no deben contener azúcar o sal. Se deben comer en su estado natural.

 

- Agua: consumir dos litros al día, preferiblemente embotellada, ya que el agua de grifo contiene posibles alérgenos como el flúor y el cloro.

 

- Otros: vinagre blanco, sal, pimienta, ajo, cebolla, kion, infusiones herbales, sustitutos del café, especias o condimentos (mostaza o kétchup), pero que no contengan azúcar, conservantes ni cítricos. Estos productos se pueden conseguir en tiendas naturistas.

 

 

ALIMENTOS QUE SE SUELEN PROHIBIR

- Aditivos: glutamato monosódico, conservantes artificiales, edulcorantes, saborizantes o colorantes.

 

- Alcohol: cerveza, vino, vodka, ginebra, ron, whisky, coñac, licores y digestivos que contengan alcohol.

 

- Frutas cítricas: naranjas, mandarinas, limones, limas y naranjas chinas.

 

- Maíz: jarabe o endulzante de maíz, aceite de maíz, aceite vegetal, palomitas y tortitas de maíz.

 

- Lácteos: leche, queso, mantequilla, yogur, crema y helados preparados con productos de origen animal.

 

- Huevos: tanto la clara como la yema.

 

- Gluten: cualquier pasta, pan, pasteles, harina o salsa que contenga trigo.

 

- Miel.

 

- Jarabe de arce.

 

- Azúcar: caramelos, bebidas carbonatadas, jugos de fruta con azúcar o edulcorantes artificiales; pasteles, galletas, sacarosa, fructuosa, dextrosa o maltosa.

 

La importancia de llevar un diario

Un complemento importante de cualquier dieta de eliminación es un diario de alimentos en el que se registrará el consumo de cualquierbproducto dietético, junto con los síntomas que aparecen luego de ingerirlos. El cuadro debe ser evidente aproximadamente al cabo de un mes de iniciar la dieta de exclusión.

 

 

PRECAUCIONES

- Como en cualquier terapia, siempre que se programe para realizar una dieta de eliminación, hay que valorar los riesgos y beneficios.

 

- Las personas que padecen alergias alimentarias importantes no deberían someterse a una dieta de eliminación, ya que al reintroducir un alimento sospechoso puede producir un ataque de asma, un shock anafiláctico u otras reacciones peligrosas. Solo debe emplearse cuando los síntomas están relacionados con uno o dos alimentos sospechosos.

 

- Los pacientes deben estar conscientes que seguir una dieta de eliminación estricta no es fácil. Tendrán que abstenerse por el tiempo que dure la dieta de comer en restaurantes, en su centro de estudios, de trabajo, o en casa de familiares y amigos.

 

- Es importantísimo leer las etiquetas de los envases de los alimentos porque muchos contienen glutamato monosódico, azúcar y otras sustancias que pueden estar prohibidas.

 

- Los pacientes deben sustituir cualquier nutriente que se pierda a causa de su dieta restrictiva.

 

- No es aconsejable que un niño pequeño siga una dieta de eliminación ya que puede alterar su crecimiento normal y su nutrición.

 

- Una madre que da de lactar tampoco debería seguir este tipo de dieta porque podría poner en riesgo su salud y la de su bebé.

 

 

En resumen, cuando se realiza este tipo de dieta es estrictamente necesaria la supervisión de un profesional de la salud y la sustitución de los nutrientes que se pierden.

Califícalo

/ 5
Compártelo

Compártelo